jueves, 4 de septiembre de 2008

La poesía de lo cotidiano II

"Y te voy a decir una cosa: no me gusta nada que andes escribiendo sobre nuestras peleas" fue la enérgica afirmación con la que mi mujer cerró un pequeño intercambio de opiniones que sostuvimos durante el atardecer de un fin de semana que transcurrió de manera hostil, monótona, plagado de gestos adustos y muy escasas y medio mal entonadas palabras.
Y todo porque justo ahora se le ocurrió leer lo que yo escribo (porque, claro, antes no lo leía ni de prepo pero justo ahora le entraron ganas) y, pobrecita, lo malinterpretó, se confundió y se lo tomó para el carajo.
Bueno, en realidad la confusión medio que solo contribuyó a agravar un problemita subyacente, el cual dio la casualidad (ay lo que son las cosas eh, como a veces la realidad imita a la ficción justo justo en el peor de los momentos) que resultó ser muy muy parecido a esa situación hipotética, imaginaria, inventada y cuyos hechos y personajes no son reales y cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, acerca de la que se me ocurrió escribir en el último artículo.
Pero bueno, así son las cosas del destino y de la mala suerte.
De repente uno, inocentemente, inventa una historia de la nada para tener un feedback con los lectores, y se termina generando un quilombo de Padre y Señor nuestro, empeorando aún mas, como si hiciera falta, una situación por demás molesta e innecesaria.
En fin. Igual, aprovechando este lamentable hecho (como dice la sabiduría popular "Si la vida te da limones, hacé limonada, pero ponele un toque de azúcar porque sino te queda muy ácida, sino mejor comprate un jugo Tang" o algo así, no se, lo último lo inventé), ya que estamos en el baile y como soy muy imaginativo (y no escarmiento), se me ocurre entonces seguir suponiendo algunas cosas.
Por ejemplo:
Supongamos que finalmente, debido a lo ocurrido, la primera situación que dio origen a todo el entuerto finalmente no se concretó, es decir, en la casa de la pareja no hubo visitas.
La femenina queda entonces resentida, ofendida, enojada, y seguramente pensando que el masculino es un "egoísta e insensible" y que algún día se las va a pagar, mientras teje sin cesar terribles planes de venganza y continúa con el "Mode I hate you: ON".
El masculino, que debería sentirse satisfecho, en realidad sigue sintiendo que fue mucho despelote al cuete y que todo podría haberse arreglado de otra manera si se hubiera hablado el tema como personas adultas con anterioridad, pero ya es tarde, y continúa con el "Mode My balls are full: ON".
A todo esto ya pasó mas de una semana de llevarse como el culo, y ya va siendo suficiente.
Así, a simple vista, en este punto la cosa queda como que la única que perdió fue la femenina y que tiene toda la razón en seguir enculada, pero, en realidad, no es tan así.
Como se aclaró en el hipotético escrito anterior, hay que tener en cuenta que, para el masculino, dado lo miserable que es su vida durante la semana (algo que la femenina debería de vez en cuando considerar) los fines de semana son algo muy valioso, ya que es únicamente en esos días cuando puede estar tranquilo y realizar, por ejemplo, una de sus actividades favoritas como es la de ir al cine.
Si a esto sumamos que este fin de semana pasado, el masculino contaba con ver una película que tenía muchas muchas ganas de ver y que, por como estaban las cosas, se privó de hacerlo porque es una persona muy sentimental y no le gusta hacer solo, las cosas que habitualmente hace en compañía de su queridísima mujercita, obtenemos como resultado que él también perdió algo (y la película, además, es con Angelina Jolie, con lo cual el valor de la pérdida se incrementa enormemente).
Esto vale aclararlo porque en definitiva, entonces, significa que cada uno perdió algo, por lo que, hoy, están uno a uno.
Es empate. Listo. Los dos a la final. Quedamos así. Se acabó. Borrón y cuenta nueva. Es hora de dar vuelta la página y dejarse de joder ¿No? Digo yo hipotéticamente hablando.
Y digo esto porque, siempre en el terreno de lo imaginario, si esta parejita siguiera empecinada en prolongar en el tiempo un conflicto pedorro que, en la práctica, ya quedó en el pasado, se podrían terminar generando un problema serio de verdad, fruto de la constante retroalimentción de rencores, rabietas caprichosas y demostraciones de enojo agotadoras de paciencia, logrando que al final se les termine de pudrir innecesariamente el rancho del todo.

Y llegar a eso por un conflicto menor sería, sinceramente, una estupidez.

De esta manera, y al igual que en el caso anterior, quedan entonces las líneas abiertas para que ustedes, estimados radioescuchas, dejen sus mensajes, sus opiniones y sugerencias acerca de cómo llegar a un buen desenlace en este nuevo capítulo de esta historia absolutamente i-ma-gi-na-ria pero que bien podría ser la tuya, o la tuya, o la tuya, o la tuya … Si, vos ¿Qué te hacés el que mirás para atrás? … Tuya también puede ser.

Puede ser de cualquiera (Menos mía, obvio. Yo nada que ver con esto).

17 comentarios:

Faby dijo...

mmm, no conozco a la femenina en cuestión pero si me pusiera en sus zapatos (en los de ella, digo), podría ser que el masculino con una buena (muuy rica)cena preparada por sus manitos, alguna flor importante y el plan de una buena charla "adulta" que termine en AQUELLAS reconciliaciones... digamos que ya está, yo ya me daría por desenojada.. eso... :P
suertes muchas Don Renegado :)
besos

Zoquett dijo...

Falta sentarse a charlar pero con ganas, y poner las cosas en claro por ahí me parece.
No se puede seguir enojado, siendo que en un principio la razón era del masculino y tendría que haberse dado cuenta. Y si no... bueno, a veces somos un poquito reacios a querer aceptar que nos equivocamos, no?.

Yo que ese masculino, realmente intentaría hablarlo y aclarar estos asuntos. Vuelvo a sostener mi comentario anterior, evidentemente ese asunto está inconcluso así que creo que sirve nuevamente ^^.

Suerte al masculino imaginario....
Je

Bugman dijo...

El masculino no puede ganar, no puede empatar. Ni siquiera puede abandonar el juego. Retirada estratégica, elija sus batallas.

Renegado dijo...

Faby: Pero en ese caso Ud. deja entrever que el masculino fue el que metió la gamba y ahora tiene que enmendarse actuando medio pollerudo. Mmmmmmm .... No se, no se ...
Yo sigo sosteniendo que es empate y que con un apretón de manos queda la cosa saldada (Siempre imaginariamente).
Besos.

Zoqueta: Charlar siempre es una buena opción, pero mucho mejor es charlar las cosas ANTES de mandarse a hacer algo. Ahora medio que ya fue. Creo que lo mejor es que servirá de experiencia para el futuro (Para el futuro si este caso fuera de una pareja real, pero es ficticia. Estamos hablando en sentido figurado obviamente...).
Besos.

Bugman: Lo haría si pudiera (el masculino imaginario), pero en situaciones de convivencia casi que ni puede elejir las batallas tampoco. Solo aspirar a no terminar obligado a tener que plancharse él solo las camisas.
Saludos.

The Bug dijo...

Mire, esto no puede quedar en empate, porque en algún momento de la vida aflorarán los rencores y el deseo de definición.
Como en el fútbol, los empates se definen en los penales.
Así la cosas, cáguense bien a trompadas y despúes inicien la reconciliación en los penales.
Ella en un correccional y usted en Gozález Catán.
Bah, quien dice "usted" dice "personaje imaginario que nada tiene que ver con la realidad del autor".

El Profe dijo...

Por cierto el "masculino" es muy nabo; tal parece que lo único que le importa es no quedarse sin servicio doméstico —sexual incluído— y en tal caso la tecnología moderna provee muy buenas soluciones, claramente descritas en el "Manual del Soltero Urbano" del impagable Bugman; prestó oidos únicamente a su ego lastimado y a una comparsa de nabitos, los que con toda seguridad en cuanto a relaciones personales, la más íntima e importante que tuvieron fue con su hamster —ese que extraviaron o dejaron morir de hambre— por tanto, las agudas y certeras indicaciones de Mantis, la inteligente ironía de Bugman y mis serenas observaciones fueron desechadas....¿Que se le puede decir entonces? ya sé: ¡¡SONATE GIIILL!! Enrolate al ejército de "solteros contra su voluntad" y pasalo bomba..¡Ah! y seguí escribiendo esas críticas cinematográficas que tanto nos gustan y que tan bien te salen.

Faby dijo...

no no no... de ninguna manera, al menos (obvio) si realmente al masculino le importa no seguir tipo muy malaonda con la femenina.
x q sepaló, AUNQUE el masculino tenga toda la razón, a las femeninas nos mata que se tome todo ese tipo de trabajos dando el primer paso para desenojarnos (como si la metida de pata hubiera sido de ellos x q jamas v amos a reconocer q fué nuestra, ;)mentiende?) :)
q tenga hermoso fin de semana, oyó? besos

Renegado dijo...

The Bug: Bueno, tampoco es la Copa Libertadores. Un empate en casos así me parece algo de lo mas equitativo. Yo creo que ya está, ya pasó, y la pareja en cuestión debería aprender de lo que pasó para no volver a repetir esta desagradable situación. Por lo pronto sería hora de retomar la vida amorosa y pacífica que disfrutaban antes que se desatara la tormenta.
Por otro lado, el rencor nunca lleva a nada bueno, y menos en cuestiones de pareja.
Saludos.

Profe: Siendo este un sitio que pretende apuntar al humor y a la ironía, es así como interpreto el comentario, pero de todas maneras creo que descalificar al resto de los comentaristas llamándolos "una comparsa de nabitos, los que con toda seguridad en cuanto a relaciones personales, la más íntima e importante que tuvieron fue con su hamster" estuvo muy fuera de lugar.
Por otra parte, parece que no queda claro todavía que en un blog de este tipo lo que predomina es la ficción y la exageración de ciertas cosas, con lo que se pretende darles un tinte mas humorístico si se quiere y, así, hacerlo mas entretenido. Nada mas que eso. Y por eso mismo es que tomarse las cosas tan seriamente como para terminar cayendo en la agresión gratuita me parece, como mínimo, algo desubicado.
Si yo me tomara las cosas tan en serio, probablemente esta respuesta hubiera tenido otro tenor, y hoy tendría un comentarista menos.

Renegado dijo...

Faby: Aaahhh ok ok. En ese caso tiene toda la razón (no sabe cuanta). Ahora entiendo. Y si, es probable que el masculino deba actuar de esa manera dado que definitivamente no debe tener ni la mas mínima intención de seguir perdiendo el tiempo llevándose mal con la mujer que ama.
Gracias por la aclaración.
Besos

El Profe dijo...

Puse ironía y exageración...pero está claro que el humor negro no es para mí..
Se suponía un caso "imaginario" donde no había nada "serio" o ¿Alguien ventilaría seriamente su vida íntima en un lugar tan expuesto? mmmhnosé.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

Perdón que interrumpa la charla, pero me han recomendado la última película de Suar, y sinceramente no me atrevo a ir a verla sin conocer su previa opinión. La vió?

P.D.: Antes de plancharme una camisa, prefiero la inyección letal. Es más digno.

Insegna dijo...

Estimado Renegado, autor del libros "Hipotesias (?) de la vida de un Masculino"

Primero que nada tengamos en cuenta que aca nadie chupamedias, solo tal vez algun Vinito debes en cuando...

Segundo, creo que no es insensible el accionar del masculino.

Y con todo respeto, la persona egoista que quiere adueñarse del territorio conyugal es la femenina.

Yo creo que el siguiente capitulo deberia desarrollarse así:

Sentarse a hablar con toda la paciencia del Mundo. y Aclarar que la casa es de ambos, y que el sobrinito ya no es un nenito que ya tiene los huevos como carnero manco, y que molesta. Aclarar tambien que las Balls del Masculino no dan para aguantar personas que no soporta, ya que se rompe el lomo toda la semana en una ambiente de (disculpenme) MIERDA! solamente para llevar el pan a la mesa.

Creo que como se dice el masculino no debe pedir perdon por que actuo con razon.

El siguiente paso es llevarle flores a la virgen, agradeciendo que el molesto sobrinito no invadio el hogar.

Si no se llega a buen puerto con lo anterior, hacerse el enojado. Jejejejeje

De ultima, tengo una habitacion libre que el masculino puede ocupar cuando quiera.

Saludos y buena suerte.

Calíope dijo...

Me parece que el problema no es para tanto. Con una buena charla (son personas adultas y asumo que inteligentes) las cosas podrían aclararse. Se me ocurre que tal vez no es tan simple o que es una pelea de egos... y asi no se llega a ningún lado. Hablar no significa ceder. Igual el tiempo que lleva esta situacion hipotética me parece exagerada.

besos y suerte al masculino. Sigo apoyandolo.

pd: COMO SE VA A PERDER A LA JOLIE!!!!!!!!

danabanana dijo...

la frase : "SOMOS DOS BOLUDOS", seguida de sonrisa con insinuacion de empome proximo a concretarse me ha salvado sistematicamente de toda, TODAS, las pèleas que he empezado al pedo con temas como, porque no venis vos? y que zapatos me quedan mejor?
es infalible

vanina dijo...

Intereasnte tu vida cotidiana che!

Occam dijo...

¿Y no se le ocurrió al masculino prestarle la compu y el blog al femenino para que haga por ese medio su descargo, y así una catarsis, y todos contentos?
Digo yo, para seguir alimentando esta comedia de enredos absolutamente ficticia. Como dirían los giles que ganan un Martín Fierro: ¡Aguante la ficción!

Saludos

Insegna dijo...

Es cierto, tal vez deberia prestarle a la femenina el espacio para descargarse...

Y asi entre todos llegar a la solucion... del mismo modo como dijero la pelea ya lleva mucho tiempo.