jueves, 21 de junio de 2007

Pequeñas falsedades cotidianas

El otro día hablaba sobre lo mucho que detestaba la hipocresía y la falsedad, especialmente si esas "cualidades" provenían de gente que en teoría debería ser recta y objetiva, dada la función que desarrollan y su influencia en la sociedad.
(Que tema tan apasionante ¿Verdad amigos? ¿No? Bueno… No se me ocurre otra cosa … Hagan de cuenta que les importa mucho).
Mas allá de eso, de ninguna manera podría yo afirmar aquí que estas actitudes de doble faz, son patrimonio exclusivo de políticos, funcionarios, vendedores de electrodomésticos o jurados de programa berreta de Tinelli, sino que, sabido es, se manifiestan casi a diario en cualquier lugar y circunstancia.
Basta con prestar atención a lo que pasa alrededor, para darse cuenta de que la mayoría de las personas no son completamente honestas en sus dichos, expresiones, o actitudes. O, al menos, no lo son la mayor parte del tiempo.
Partiendo de esa base, no es muy difícil llegar a la conclusión de que, para poder llegar a interactuar medianamente en armonía con los demás, casi se impone que uno deba hacer ciertas concesiones a la hora de expresar su pensamiento en determinadas circunstancias, ya que, sino, podrían sucederse una seguidilla de situaciones desagradables que culminarían, quizás, con alguien severamente lastimado.
La honestidad absoluta o la franqueza extrema, no siempre son bien recibidas, especialmente por gente muy sensible, o muy rápida para perder los estribos.
Esta clase de "falsedad" viene a ser como la prima hermana de eso que se conoce popularmente como "mentiras blancas", que son esas cosas que uno dice sin sentirlas realmente, solo para no herir suceptibilidades o entrar en conflicto con otra persona.
Por ejemplo, viene una compañera de trabajo muy poco agraciada (es tan fea que cuando nació, la mamá en lugar de besarla a ella, besó la placenta) pero macanuda, y te pregunta si le queda bien su nuevo corte de pelo.
Uno la mira, haciendo fuerza para no vomitar, y con la mejor cara de pelotudo le dice que si, que le queda hermoso.
Después uno se va y se da un tratamiento de electroshock para intentar quitarse esa horrenda imagen de la mente, pero en definitiva, quedó bien con la pobre simia y la hizo feliz por unos segundos.
Eso sería una mentira blanca.
Ahora bien, distinto es el caso de actuar enteramente una opinión, exagerarla, o pretender tener sentimientos que en relidad no son tales.
Eso ya es ser falso.
Un caso muy típico, y que no es extraño de ver, se da en los lugares de trabajo y, mas específicamente, cuando alguna de las empleadas tiene familia y trae a la criatura para presentarla en sociedad al resto de los compañeros.
Yo, que no soy una persona así muy sensible que digamos, y que tampoco suelo ser muy diplomático, no tengo reparos en declarar que (y esto dicho con todo respeto) los bebés no me causan ni la mas mínima gracia, ni ternura, ni nada (al menos los de gente que nada tiene que ver conmigo).
Todavía hoy, no puedo entender y hasta me asombra, que haya gente que se ponga tan idiota cuando hay un recién nacido cerca. Pero con cualquier bebé.
Es como que tienen un acto reflejo. Alguien presenta a su calvo, baboso, y rosado engendro en sociedad, y enseguida es rodeado por una horda de mujeres de todas las edades y varones de muy dudosa masculinidad, que se desviven por llamar la atención de la pequeña y desagradable criatura, haciendo toda clase de gesticulaciones ridículas, acompañadas por agudas impostaciones de voz y frasecitas estúpidas del tipo "chichiiichiiii" o "aguguuu aguguuuu", como si el destinatario de todo eso fuera capaz de entender algo del triste espectáculo que está presenciando.
Yo puedo entender que es la manifestación del ciclo de la vida, que es un ser puro e indefenso, y todas esas cosas que representa un niño, pero ¿Hace falta montar semejante opereta, exagerando todas las reacciones?.
Para mi todo eso no es mas que un burdo intento por pareceer mas tierno o sensible de lo que en realidad se es, simplemente para quedar bien y que no se diga que uno es un espantoso monstruo inhumano y sin corazón.
Peor aún, no conformes con eso, hay algunos que llevan las cosas mas allá y empiezan a deslizar las mas inverosímiles afirmaciones en cuanto a la fisonomía del pequeño espécimen, con afirmaciones tales como "Ay … tiene los ojitos del tío"; "Es igualito al abuelo"; "Mirá, sacó tus gestos" y otras pelotudeces por el estilo, que son absolutamente falaces e incomprobables a esa altura de la existencia del niño.
¡¡¡Seamos sinceros y terminemos con las actitudes fingidas y socialmente correctas!!!
La verdad es que los bebés recién nacidos son TODOS iguales y no se parecen a nadie, salvo a otros bebés.
Son todos chiquitos, pelados, rosados (los blanquitos, los negritos son así como medio marroncitos), babosos y llorones.
No se van a parecer definitiva y reconociblemente a alguien por lo menos hasta que sean adolescentes y NO SON LINDOS.
Son una pequeña e incontenible máquina de comer y cagar.
Hay que sacar un préstamo bancario para comprar cientos de miles de pañales descartables, y talquitos y cremitas y todas esas cosas cuya vida útil es de entre 5 y 10 minutos, o sea el tiempo que transcurre entre que el pibe se manda una flor de cagada y la otra.
Y eso, seamos sinceros, no le puede parecer "lindo" a nadie (salvo, por supuesto, a los fabricantes de pañales descartables, de talquitos y de cremitas).
Lloran por cualquier cosa, chillan, no se los puede zarandear mucho porque se rompen enseguida, no hacen nada interesante; en definitiva, no tienen gracia alguna.
Así y todo, cuando uno de estos párvulos hace su aparición en algún lugar, inmediatamente se convierte en el centro del mediocre universo de ciertos personajes que se acercan a él como si fuera magnético, fluorescente, o como si regalara plata.
Pero lo peor de todo, es que muchos de esos que están ahí diciendo que el niño es "precioso" y simulando una ternura en realidad inexistente, lo que en realidad están pensando es que es bastante fulero, que además es molesto, y de mientras conjeturan y levantan secretas apuestas mentales acerca de quien es en realidad el padre.
Para graficar mejor la idea (que tal vez a esta altura ya esté medio confusa y estén pensando que, realmente, soy un espantoso monstruo inhumano y sin corazón) paso a relatar una situación sucedida en cierta "Institución", donde trabaja un amigo, de un primo, de un conocido, que vino del extranjero sin documentos y por lo tanto es imposible de identificar y/o rastrear (De ninguna manera es ésta Institución, no … para nada … Cualquier similitud con la realidad es pura coincidencia… En serio … ).

Sucede que un buen día llega la chica a este lugar de trabajo (inidentificable) para firmar recibos atrasados y además, por supuesto, presentar a su recién nacido, como si a alguien en realidad le importara.
La chica en cuestión es dueña de una belleza exótica (para no decir que es mas fiera que la mierda) y el bebé, pobrecito, salió a la mamá:

Madre orgullosa: Hola, este es… (de ninguna manera voy a recordar el nombre del retoño … pongámosle Cachirulo)
Señora que sirve el café (haciendo gestos exagerados): ¡¡¡¡Aaaaaaayyyy que herrrrrrmosooooo!!!! ¡¡¡¡Mirá lo que e’ eta cositaaaaa!!!!
Administrativa 1 (tomándose los lados de la cara con las manos): ¡¡¡Aaaaahhhh mirá lo que es esoooooo!!! ¡¡¡¡Que preciosuraaaa!!!!
Administrativa vieja (tapándose la boca con la mano fingiendo estar emocionada): ¡¡¡Ay por favvvvorrr que belleza!!! ¡¡¡Es divino!!!
Pomposo jefe de personal (intentando quedar bien de pasada haciéndose el tierno, falso como siempre el hijo de mil puta): Mirá que buen trabajo te mandaste je je je je (Risa falsa). Realmente es muy lindo (Opinión falsa). Te felicito. (Felicitación falsa).
Yo (viendo la grasosa escena a la distancia): Permiso. Voy a vomitar al baño y vuelvo.
Señora del café: ¡¡¡Mirá, sacó lo ojo de tu marido nena!!!
Administrativa vieja: Siiii, pero tiene tu nariz.
Administrativa 1: ¡¡¡Ay, yo lo veo igualito a vos!!! Los gestos… Todo …
Administrativa 2 (acercándose con la mejor cara de pelotuda): ¡¡¡Ay, por favor. No me digas que trajiste al bebé.!!!
Madre orgullosa: Si. Mirá. Se llama Cachirulo.
Administrativa 2 (Fingiendo emoción en una actuación digna de un Oscar): ¡¡¡¡¡Aaaaaaayyyyyy nenaaaaaaaaa. Que preciosuraaaaaaaaa!!!!! ¡¡¡Felicidaaaadesss!!! ¿Cuánto tiene?
Madre orgullosa: Cinco meses y 12 días.
Administrativa 2 (poniendo la voz finita): Es diviiiiinnno. Ayayayay mirá, mirá los ojitos. Son igualitos a los tuyos nena.
Señora del café: ¡Noooo, si sacó lo ojos del padre!.
Administrativa 2: Nooooo, ¿Pero qué decís? ¡Si son iguales a los de ella!.
Señora del café: ¡¡¡Nada que ve’!!! ¿Vo’ lo conoce’ al padre?
Administrativa 2: Sí. ¿Y vos no tendrías que estar haciendo el café ya?
Señora del café (la mira con odio un poco ofuscada): Mñmfmfmfmfmf….
Yo (volviendo del baño mirando al piso): Quenomevea quenomevea quenomevea…
Madre orgullosa (con amplia sonrisa): ¡¡Holaaa!!
Yo (¡¡puta madre me vió!!): ¡Ah! Hola ¿Cómo andás? No te había visto.
Madre orgullosa (acercando la cosa): Mirá, te presento a Cachirulo.
Yo (mirándolo sin entusiasmo alguno): Anjá. Mirá vos…
Madre orgullosa: Tiene 5 meses y 12 días.
Yo (pensando que no me interesa en lo mas mínimo): Mmjhmmm.
Señora del café (metiéndose como siempre): ¿Vite’ que lindo que e’?
Yo (intentando sin éxito fingir una sonrisa): Msse.
Madre orgullosa (mirándome fijo esperando que le elogie al cosito):……
Yo (mirándola fijo también): ……
Admninistrativa 1: cof cof
Administrativa vieja (mirándome fijo también): ……
Administrativa 2 (visiblemente incómoda): Ejem…..
Señora del café (insistiendo): ¿No quere’ tenerlo a upa?
Yo (arrojándole puñales de fuego envenenado con los ojos): Mno no … No hace falta.
Madre orgullosa (sigue sonriendo esperando el elogio, me mira a mi, mira al niño, me mira a mi): ……
Yo (mintiendo descaradamente): Bueno, te dejo porque estoy a full. Chau.

Bien, aquí, seguramente, sí ya estarán pensando que soy poco menos que un salvaje emergido de una caverna oculta en las profundidades del Matto Grosso que se alimenta de cachorros de panda y pisa pollitos por diversión, por no haber intentado siquiera esgrimir una frase cursi y sensiblera como hicieron todos los demás, pero bueno, yo soy así.
En mi defensa debo decir que con la chica en cuestión no me une ningún tipo de lazo afectivo. No es mi amiga, y si la considero apenas una compañera de trabajo es porque se da la situación de que ambos trabajamos en el mismo edificio, pero mas que eso no me representa.
O sea, tuvo familia, salió todo bien, es sanito, listo, bien por ella, que suerte, y ahí se terminó el tema para mi.
¿Está mal? No me contesten, porque en realidad mucho no me interesa (Hoy estoy hecho un dulce).
Además la historia continúa, y como se verá, mi honesta falta de sensibilidad, al lado de la miserable hipocresía de los demás, merecería un premio (Si es en efectivo mejor. Me lo hacen llegar cuando puedan).
Bien. Continúo…

Luego de un par de horas regularizando documentación y mostrando la descendencia, la madre orgullosa se retira llevándose (Por fin, gracias a Dios) al pequeño y feo Cachirulo.
Por supuesto, quedan los ecos de la visita:

Administrativa 1: Che, la verdad que yo no lo muy veo parecido a ella al chiquito. Salvo por el ojito chueco ese que tiene ¿Viste? Jaaaajajajaja.
Administrativa vieja (rezumando veneno por las comisuras de los labios): A ella no sé si se parece, pero a mi no me digan que el padre de ese chico es el marido. ¡Por favor! Si no tiene nada que ver con él…
Administrativa 1: Naaaaa … ¿Te parece?
Señora del café: Yo ecuché que andaba con un tipo de ahí del barrio de ella. Yo una ve’ lo ví que la pasaba a buscar y la esperaba allá en la esquina de allá ¿Viteh?. Allá la esperaba.
Administrativa 1: Y … puede ser … ¿Que querés con ésta? Si es mas rápida…
Administrativa 2: Decían que anduvo con el Vice de acá también.
Señora del café: Siiii, yo sabía tamién. Si yo una ve’ los vi en la oficina de arriba ¿Vithe? En la oficina de arriba, estaban. Y con la puerta cerrada. Y hablaban así bajito ¿Viteh? y ….
Administrativa 2: ¿Y vos como escuchaste que hablaban bajito si tenían la puerta cerrada?
Señora del café: Y … poque … poque … yo pasaba de casualida’ … y …y … se escuchaba así risita y eso…
Administrativa 2: Sesese, no me digas … ¿Por qué no decís la verdad?. Te pusiste a escuchar atrás de la puerta como hacés siempre, porque no podés vivir sin chusmear todo y meterte donde no te importa.
Señora del café (levantando la voz): ¿¿¿Qué decí??? ¿Quién chusmea? ¡¡Vo’ callate eh!! ¡¡Vo’ no pode’ habla’ eh. Asi que callate mejor!!
Administrativa 2 (dándole la espalda con intensiones de dejarla hablando sola): Pero mirá si me vas a decir vos que me tengo que callar. ¡¡Andá a hacer el café querés!!…
Señora del café (poniéndose roja de la calentura y persiguiéndola): ¡¡Vo’ no me deci’ lo que yo tengo que hace’ a mi. Yo voy a hablá con el jefe de personal. Ya va’a ver!!.
Administrativa 2 (sin detenerse a mirarla): Si, si si bueno … Andá … Andá a hablar con el forro ese si querés, pero acordate de llevarte las "eses" que parece que hoy te las olvidaste todas en tu casa. Sino por ahí no te entiende.

La señora del café le aplica a la Administrativa 2 un pequeño empujón.
La Administrativa 2 se da vuelta y retribuye el empujón con mas fuerza.
Ambas se toman violentamente a golpes de puño.
La Administrativa 1 huye despavorida llorando de los nervios.
La Administrativa vieja sufre un desmayo. Al caer accidentalmente se muerde la lengua y muere envenenada en el acto.

Yo observo la escena desde mi escritorio, enciendo un cigarrillo y sonrío disfrutando del espectáculo mientras pienso:

"¿Cuando carajo empecé a fumar de nuevo?".


Aclaración: (No se si hace falta pero por las dudas) Como creo que se habrá notado, esto está hecho medio en serio, medio en joda. Espero que se tome con humor y no haber herido sensibilidades ni nada por el estilo.
Seguramente alguno allí del otro lado estara pensando que su bebé es el mas lindo del mundo, y seguramente a sus ojos debe ser así. Y esta muy bien que asi sea.
Disfrútenlo mientras puedan, porque cuando yo tenga un pibe, será su belleza tan excepcional que solo mi sobrinito podría rivalizar con él.
Todos los demas niños serán inmediatamente eclipsados.
Lo siento mucho.

13 comentarios:

tan versátil como acústica dijo...

y rescato del post el:
"-cof cof."
encima del crío. siempre que una madre muestra a su bebé, y alguno osa toserle encima entra en pánico y te echa de la casa.

Faby dijo...

Ud. no me engaña mire... si debe ser más dulce que el dulce de leche... ya lo quiero leer el día q tenga un hijo, mire!! :)
Ah! y cuando yo tenga uno, seguro va a ser más más lindo q el suyo... (jé! solo para pelearlo, vio?)
besosssssssssssss

PD. MI ahijada es la polaca de 11 meses MAS hermosa del mundo!!!! :))

El Tucu Verdadero dijo...

Jajajaja esos diálogos xD

Definitivamente me voy a dar un par de vueltas seguido por aquí ;)

Bugman dijo...

"Alguien presenta a su calvo, baboso, y rosado engendro en sociedad" me recuerda a la vez que mi novia me llevó a conocer a su familia.

Marilia de Dirceu dijo...

A mí me parece que no deberías pedir tanta disculpa ni justificarte tanto, amor... Es decir, es tu justa opinión... y pasa que encima el mariliaísmo te apoya!! jaja :P

Yo, cuando oigo el llanto de un bebé en la oficina, huyo. Me da asco tanta mierda junta.

So good for you.

Calíope dijo...

Situación: cumpleaños de una amiga y presencia de tres bebés. Uno vino corriendo y me hizo volcar medio vaso de cerveza en el jean (por atajarlo y que no llore vio?), la otra bebé, una bola arrugada de 15 días(!!) q me "pusieron" en los brazos me vomitó a los 5 minutos. La única que me cayó bien fue la 3ra pendeja que no me daba bola. Empiezo a sentir simpatía por los bebés antipáticos...
Instinto maternal 0, yo 1.

Qué manera de reírme... con ud claro. Ah y no aclare tanto, MIS bebés serán mucho más lindos que los suyos, ni lo dude.

;-)

Besos

Renegado dijo...

T.V.C.A.: Efectivamente. Una madre con su niño en brazos generalmente entra en un estado de paranoia sanitaria que roza lo insoportable.
Para mi mejor, ya que con solo decir que estoy resfriado me evito de tener que ver y/o besar al pequeño crío.
Gracias por su visita.
Saludos.

Faby: Ay si, es verdad ¿Sabe como me dicen en el barrio? El dulce me dicen.
Y siga soñando nomás.
Besos.

El Tucu verdadero: Pase cuando guste. Esto abre las 24 hs..
Saludos.

Bugman: JA! Ud. Es un tipo muy gracioso.
Saludos.

Marilia: En otro tiempo no lo hubiera hecho, pero últimamante ando mas bueno. Además nunca está demás aclarar, porque hay gente que se toma todo muy a pecho y no es la intención molestar a nadie.
Besos.
Best wishes.

Calíope: Eso le pasa por beber rodeada de esas pequeñas cosas.
He aqui otra lección, mi pequeña saltamontes: "Si estás bebiendo, aléjate de los niños. La bebida es lo primero".
Y Ud. también siga soñando.
Besos.

Peperina dijo...

Yo viví un par de situaciones parecidas, solo que no tengo tu misma gracia para contarlas.
Siempre que se me acerca un bebé tiendo a mirar hacia otro lado; lo mejor de todo es que si por alguna razón extraordinaria, algún ser humano menor de 1 año de vida cae en mis brazos, automáticamente empieza a llorar y viene la madre/padre/tutor o encargado y se lo lleva (juro que yo no les hago nada a esos bebés)
Lo peor que me pasó fue cuando una amiga tuvo una nena (de la cual soy madrina) y juro que no había ojos para mirarla. Fue horrible tener que decir tantas mentiras mentiras blancas. Por suerte la naturaleza fue buena con esa nena y, ahora que tiene 6 años, está mucho más linda.
Un gusto pasar por acá (como siempre)

Renegado dijo...

Peperina: No sé si no les haría nada a esas pobres criaturitas, no se ... Igual no hace falta mucho para hacerlas llorar. Basta con mirarlas fijo con cara de enojado para que ya empiecen a hacer pucheros. Pruébelo, es muy divertido.
Y el gusto es mío de que me haya visitado nuevamente.
Besos.

Todos Gronchos dijo...

Por fin alguien dice las cosas como son!

Mi visión del tema:

1. Son feos los bebés

2.- De sólo imaginar que van a vomitar leche podrida me dan náuseas. Y ni hablar si hay que "cambiarlo".

3.- Si los vas a ver a la clínica, la madre está hecha pelota y también impresiona sentir el dolor ajeno.

4.- Lugo cuando se recuperan, las madres, habría que matarlas porque por una cuestión hormonal (?) se vuelven muy pelotudas.

5.- Los trámites posteriores son más engorrosos que bancarse al pibe hasta los 35 años.

natus dijo...

Mi vieja dice "es un santito"...eufemismo para no decir "es un bichito"

Mariela dijo...

De todo esto solo saco una conclusión: Sos un dulce de leche. ¿Quién es capaz de pensar que sos un insensible? ¡Si hasta tuviste la delicadeza de tratar de esconderte en el baño!

El Profe dijo...

Comentar un post de junio en agosto, obviamente es sólo por darme el gusto de expresar lo que me motiva tan divertido escrito.
Es cierto, los padres noveles en general son patéticos; los que no pecan de tontera pecan de soberbia ignorancia (porque no otra cosa que ignorancia supina es el pensar que "algo" tan propio —tu hijo, tu vida "reproductiva", tus ilusiones— deba interesar, necesariamente, a los demás). También es cierto que todos los recién nacidos tienen tanta belleza, en términos comunes, como se puede esperar de alguien que acaba de sufrir un traumático y cruento proceso (unos más que otros, por supuesto).
Ahora bien, así como una frase amable, sincera, o un gesto benevolente no pueden ser calificados de hipocresía tampoco la "extrema franqueza" es suprema honestidad, las más de las veces es sólo rudeza, grosería para no pensar en carencias más dolorosas o vergonzosas. La actitud ponderable, ese gesto magnánimo que únicamente tienen los verdaderamente generosos de espíritu, se puede extractar de las sencillas pero auténticas palabras del zorrito de Saint Exupery: "Lo esencial es invisible a los ojos" Yo me atrevería a decir: "a los ojos materiales" o comunes, porque cuando uno aprende a ver con los ojos del espíritu, puede contemplar hermosas cosas donde otros apenas alcanzan a ver un montón de carne.