martes, 22 de abril de 2008

Bmnnndía ... Tamñana

Si, si, soy yo de nuevo. Uy uy uy mirá que loco escribe dos días seguidos ayayayay que bárbaro uy que milagro y todo eso. No se ilusionen que no va a ser así siempre.
Ya no es lunes (supongo que a esta altura ya se habrán dado cuenta), pero mi humor mucho que digamos no ha cambiado. O sea, sigo casi igual de enculado que ayer y con las mismas ganas de romper todo para irme a mi casa de una vez y quedarme tirado en el sofá mirando televisión hasta que me crezca musgo en el ombligo.
Como no lo puedo hacer porque viste como es la gente de delicada que por ahí rompés unas cosas, prendés fuego otras y asesinás a un par de tipos y como que te empiezan a mirar mal y que se yo, no me queda otra que quedarme acá, haciendo como que trabajo mientras intento hora tras hora no morir de aburrimiento, de fastidio y de aburrimiento de nuevo (es que me aburro mucho).
Por si estaban esperando que continuara con el chusmerío de ayer, les comunico que no, hoy no voy a escribir sobre eso. Al fin y al cabo esto no es "Intrusos" ni nada que se le parezca (Aunque en este momento me tienta sobremanera el hecho de que en lo que llevamos acá la arrastradita ejecutiva estuvo en la oficina del pomposo infeliz unas veinte veces siempre dele hacerle risitas. Son tan patéticos que me hacen doler la panza).
Pero bueno, nada, eso no interesa.
Hoy, dada mi necesidad de continuar vertiendo maldad para sentirme un poquito mejor, pensé en escribir, a manera de pequeña catarsis, acerca de algunas de aquellas pequeñas cosas que me molestan a diario.
Dado mi presente humor debería entonces escribir sobre absolutamente TODO lo que me rodea, pero eso sería mucho laburo y tampoco es que tengo tanta voluntad.
Por eso hoy solo me voy a referir a algo en particular; algo que debo sufrir de compromiso cada día, únicamente para no quedar como una persona aún mas desagradable, antipática y poco sociable de lo que ya soy.
Me refiero al ritual del saludo.
No se si pasará en todos lados, pero acá, cada mañana, se acostumbra a que todo el mundo se salude con un beso a medida que va llegando. Pero todos. Incluso aquellos que trabajan en pisos distintos y se ven nada mas que en las fiestas de fin de año.
¿Por qué? Me pregunto ¿Con que necesidad? Si en el fondo la mayoría no nos podemos ni ver ¿Para que repetir cada día esa ceremonia hipócrita y desagradable? Si bastaría con un correcto "Buen día" así nomás de lejos.
Y no solo eso sino que, encima, hay algunos extremistas aparentemente muy necesitados de afecto, que pretenden que también a la salida, en ese momento sagrado en el cual nada ni nadie debería interponerse entre uno y la puerta que da a la calle, se repita esta molesta actividad besatoria.
Yo, debo confesarlo, soy bastante reacio al contacto físico. No soy de andar tocando, y no me gusta que me toquen porque si (por lo menos primero me tienen que decir que soy lindo, regalarme flores o algo). Para mi, tanto de ida como de vuelta, es una actividad que está reservada solo para aquellas personas por las que siento un genuino afecto y para las minas que están buenas (Así que si Ud. es mujer, no somos amigos, y se me da por abrazarla, vaya sabiendo que... eh… No se si me entiende señorita). Todo el resto, deberá abstenerse de gozar del privilegio de toquetear mi atractiva humanidad porque me molesta.
Y no termina ahí mi asquerosidad, sino que incluso también suele molestarme la cercanía de la gente. ¿Vieron eso que algunos llaman "invasión de la esfera de espacio personal"?. Bueno, mi esfera es amplia. Es una pelota así re grande que mide como mínimo dos metros y medio de diámetro y si alguien se mete adentro a mi me jode.
Por eso, imagínense lo que es para una persona así de adorable el tener que andar besándose con un montón de gente cada mañana y, a veces, cuando me emboscan, también a la tarde.
Encima hay dos cosas que me agravan aún mas la situación:
La primera es esto de que ahora los hombres se saludan con un beso. ¿Pero quién fue el floripondio que inició esta moda? ¡Por favor! Los hombres de verdad nos saludamos con un firme apretón de manos (dar la mano floja es de acariciador de garompas), una buena palmada en la espalda, un golpe en el hombro o, incluso, con un rudo cross al mentón. Y si no hay mucha confianza el saludo solo se limita a un movimiento de cabeza acompañado de un gruñido. ¿Qué es esto de andar a los besos? ¡Va en contra del orden natural establecido caramba! A ver si se termina con esta modernidad gay de una buena vez.
La segunda cosa es aún mas horrorosa, y consiste en el tener que besar a personas desagradables.
Y para ejemplificar claramente el punto me referiré a un caso que sufro en carne propia (para los que piensan que mi vida es así muy fácil y me quejo por gusto).
Sucede que aquí, en mi trabajo, hay una señora mayor (a la que, para preservar su identidad, llamaré "Vieja desagradable") que las tiene todas: es tan fea que hace llorar a las cebollas, usa unos perfumes berretas horriblemente penetrantes que, sospecho, cumplen con la función de disimular su falta de higiene, fuma como una chimenea, siempre transpira y, como corolario de todo, está continuamente comiendo, lo cual se traduce en una boca arrugada llena de migas y restos de alimentos baboseados.
Bien, esta vieja desagradable, cuando saluda, no se si porque no puede o por vieja trola nomás, casi no gira el cuello para ofrecer su inmunda mejilla, sino que se acerca estirando exageradamente los labios y mirando fijo, directamente hacia el centro del rostro del infeliz saludado. O sea, juro que si uno no realiza un violento y extremadamente rápido giro de cabeza la vieja endemoniada te come la boca (lo cual sería motivo mas que suficiente para vomitar hasta morir de inmediato). Yo temo desnucarme un día de estos al realizar el movimiento evasivo con demasiada vehemencia.
Es tanto lo que me desagrada, que he llegado a entrar media hora antes con tal de que no esté cuando llego y evitar el momento del saludo, pero esta vieja del infierno es de las que llegan y recorren todos los escritorios asegurándose de que no quede nadie sin saludar. Maldita vieja educada.
Es terrible. Pesadillezco. En serio.

Bueno, para resumir el asunto, el caso es que me molesta tener que saludar con un beso (y con lo que cotiza un beso mío, por favor..) a gente que de todas formas voy a ver al otro día y al otro y al otro y con la que, además, no me une otra relación mas que el hecho de que trabajamos en un mismo edificio.
Me parece exagerado, incómodo y algo que se hace por costumbre y no por sentimiento.
Por eso yo saludo con gusto a la gente que me cae bien, y a los demás únicamente si me veo acorralado y no me queda otra; y nada mas que porque en el fondo soy casi un ser humano con algún que otro sentimiento, y no me gustaría hacer que alguien se sienta rechazado (soy un asqueroso bueno).
Se que por ahí habrá mas de uno que estará pensando que soy un tipo realmente antipático. A esos les digo: si, tienen toda la razón. Pero soy así, y prefiero mil veces ser así a ser falso.

Que le vamos a hacer. Nadie es perfecto (de ustedes obvio).

Bueno chau. Besos y abrazos para todos.

20 comentarios:

El Profe dijo...

Y sí...eso del beso entre varones lo justificaría si,por ejemplo, fuésemos de los pocos sobrevivientes luego de una heróica misión de guerra o si hubiésemos sobrevivido juntos a una catástrofe y nos volviésemos a encontrar después de largos años...pero lo de la vieja es ¡inadmisible! me parece que tendré pesadillas con una rugosa boca manchada de tuco, con algún tallarín colgando de las comisuras y que quiere devorarme ¡horror!

rodo dijo...

muy buen. La vieja deberia saludar con la mano, la proxima vez que se acerca le hace una finta y le da un upercut en la pera por vieja pervertida. Que no la dejen entrar anda hacer eso a un boliche te saca un patovica con el brazo enroscado en orto.
me habia llamado ya la atencion lo del besuqueo generalizado para mi que la moda la puso el viejo roberto galan pero claro el se besuqueaba con las secretarias a los mostruos que casaba no los tocaba ni con puntero laser.
Creo que para las chicas lindas esta bien lo del besuqueo como algo exigible y sensato tambien podriamos agregar un chirlito en la nalga para generar mejor clima de trabajo, o un lenguetazo en el escote asi construimos identidad y cultura organizacional.

Calíope dijo...

Me dio asquito la vieja, la describió muy bien.
yo tmbién odio andar besuqueando desconocidos, pero con los que conozco soy más que ferviente y efusiva y les estampo abrazos y besos por todos los lados.
Ay! como entiendo eso del "espacio personal", el mío es infranqueable, odio a la gente que se "tira" encima de una para hablar o lo que sea... o me querrán levantar???
mmmm... me hizo pensar...

ah y ojo, que a ud cuando lo vea lo abrazo y lo beso, pero como amiguitos eh?

besos y abrazos, también

je

Gabriel dijo...

Hay gente que nada mas deberia saludar por mail, y hasta ahi nomas.
Lo mas asqueroso, vomitivo es aquel que esta absolutamente enbebido en trasnpiracion y viene y te estampa la cara...lo que resulta en una transferencia del 90% del fluido en cuestion, A S C O !

Pregunta de viciado del cine, vio 21 Blackjack ? Quiero saber si realmente vale la pena ir al cine a verla o si solamente va a agrandar mi dividiteca =P.

Saludos Renegado !!

L. dijo...

Un ex me contó el temita de la "invasión de la esfera de espacio personal", porque soy como un poquito arisca con el mundo. En teoria padezco de eso.

Pero 2 metros es mucho! Ud. la sufre peor que yo.
A mi los abrazos no deseados (es decir, todos) me asfixian.

Sds.

PD: Banco a morir el saludo con la cabeza, con la mirada, con la mano...

Renegado dijo...

Profe: Mas que con tuco, sus fauces están siempre llenas de miguitas de galletita y queso (con olor y todo). Incluso hay veces que la horripilante señora hasta te besa con la boca llena y masticando, dejando algún que otro resto en TU cara.
Que tenga dulces sueños.
Saludos.

Rodo: La vieja directamente debería ser despedida y reemplazada por una señorita como la gente, que tanto. Ya de verla uno se pone de mal humor.
Obviamente que para las minas que están buenas el beso es O BLI GA TO RIO. Y las demás medidas que propone me parecen absolutamente sensatas y deberían ser aplicadas de inmediato por Ley en todos los ambientes laborales.
Cuando sea Presidente de una empresa lo nombro Gerente de RRHH.
Saludos.

Calíope: Para graficar el artículo iba a publicar una foto, pero la vieja me quemó la cámara de lo fea que es.
La gente que se tira encima no siempre lo hace con intenciones de levante. Simplemente son personas molestas y confianzudas que no saben lo cerca que están de recibir un castañazo.
Besos.

Gabriel: Lo de saludar solo por mail no está mal eh. Otra de las ventajas es que además se los puede bloquear o marcarlos como "Saludo SPAM" y eliminarlos directamente. Estaría bueno.
Lamento informarle que esa película no la vi. De cada película que veo, trato de hacer la crítica. O sea que si no hay crítica, es que no la vi. Esta vez no le puedo ayudar. Lo siento.
Saludos.

L.: Y si. Soy asi arisco. Imagínese lo que sufro a diario teniendo que viajar en colectivo.
Bes.. no, perdón ... Saludos (así con la mano).

Maria Noel dijo...

ah si si, es un problema bastante generalizado el confundir "ser simpatito y amable" con ser falso.
a mi no me va. no beso a quien no quiero y listo.
solo saludo cuando llego a los que me interesan. y generalmente trato de llegar mas tarde, cosa de no tener tiempo para perder con saludos.
y a pesar de todo, hay mucha gente que aun me considera simpatica. ja.

Renegado dijo...

María Noel: Mire que suerte que tiene. Yo hasta hago el esfuerzo de saludar y aún así me consideran bastante antipático (capaz que es porque después de cada beso me limpio con la mano, no se).
Saludos.

Juan de los Palotes Medrano dijo...

En mis épocas de novio, durante muchos meses me resistí a darle un beso a mi suegro. Cuando me tocaba saludarlo, le estiraba la mano, y ponía fin a sus intentos de hacerse el simpaticón. En fin, lo cierto es que mi novia (y actual cónyuge) pronto advirtió tales maniobras, y me ordenó ponerles fin. Obviamente (como todo pollerudo que se precie) obedecí.

Marichu dijo...

Un horror. Esas viejas pintadas con rojo furioso son un espanto, te dejan el "tatuaje" en el medio del cachete y hay que empezar a limpiarse en forma disimulada. Puaj

Saludo con un guiño ;)

y no me toque!

celeste dijo...

uy, que identificada me sentí.Están excelentes las descripciones de las situaciones.

celeste dijo...

uy, que identificada me sentí.Están excelentes las descripciones de las situaciones.

Renegado dijo...

Juan de los Palotes M.: Mire que raro. Generalmente, por ser de una generación en donde esto de los besos entre varones no era bien visto, son los suegros los que saludan como se debe con un apretón de manos. Se ve que su suegro es un tipo moderno.
Saludos.

Marichu: Pero esta vieja no se pinta (menos mal, sino sería como besar al Guasón). Eso si, se pone un kilo de crema que luego, mezclada con su transpiración, forma una película húmedo-patinosa muy desagradable. Además tiene olor.
Saludo con la mano.

Y yo no la toco, pero Ud. saque esa manito de ahí!

Celeste: Que bueno saber que hay mas gente así medio odiosa como uno. Podríamos hacer un club (en el que no nos saludaríamos jamás).
Saludos.

P.D.: Fíjese que su computadora tiene eco.

vanbi dijo...

En muchas cosa coincido con vos, la verdad no me gusta besuquear a nadie con quien no tenga un sentido de afecto o "ganas".( se entiende no?). y los besos entre masculinos me dan cierta repugnancia. hay otros gestos que sirven para saludar y quedar como bien educados o simpaticos.Igual siempre hay babosos que se pasan de limite...y encima te meten la mano en la espalda como si quisieran acapararte .Lo mismo debe pasar con las "señoras" babosas.-

CLAUDE dijo...

He desarrollado una técnica: fingir que algo me llamó la atención justo en el momento del beso, así en vez de ofrecer la mejilla ofrezco la nuca.

Renegado dijo...

Vanbi: Ah no, ya si la vieja me quisiera abrazar la emboco. Mi educación tiene un límite. Además con esos perfumes que usa, quedaría impregnado por horas con olor a vieja.
Saludos.

Claude: Es una buena técnica, pero aplicable solo a personas no muy cargosas. Hay otras que por mas que uno se de vuelta y empiece a correr, son capaces de perseguite solo para darte el puto beso.
Saludos.

Pelobluggero dijo...

Pero Renegade no seas salchicha!!!
Mira la próxima vez que se te acerque la vieja (o alguien indeseable) acerca tu mano a la cara y pone cara de: "Voy a estornudar tan fuerte que el que se acerque va a sentir mis fluidos verdes en su rostro", no hace falta estornudar... solo poniendo esa cara como que queres estornudar y que no podes... pero si siguen insistiendo le tiras el estornudo (trata de fingirlo) y le escupís toda la cara y vas a ver que no se te acercan mas.
Y si por si acaso se te vuelve a acercar hace lo mismo, y alega que le tenes alergia a las viejas inchapelotas, y/o a su perfume (en el caso que no te interese herir sus sentimientos omití lo primero). Palabra!

Renegado dijo...

Pelobluggero: Pero no puedo hacer eso cada vez que me viene a saludar. Además es tan insistidora que un día va a venir anticipándome que no se puso perfume y me va a cagar la estrategia (y encima no se si es peor el olor al perfume o al de ella misma). No se, por ahora seguiré limpiándome con la manga como hago siempre.
Saludos.

zelmarux dijo...

Por fin alguien con pelotas sale a enfrentar este rito perverso, urbano y húmedo y modernoso del besito-en-todos-lados-y-con-cualquiera!! Bravo!! No soy tan vetusto, tengo 46 pirulos, y me adapté a este besuqueo con tíos, cuñados, suegros y amigos de la infancia. Hasta ahí.. Pero saludar TODOS LOS DIAS CON BESO A TODOS/AS MIS COMPAÑERO/AS DE LABURO?? NIENPEDOO!! Y sí.. ya hay muchos que me miran feo, mi buendía a secas no les satisface.. Quemimporta!! No entregaré mí bola de espacio personal sin luchar!! Se van para atraaaaasss!!!

Alejandra dijo...

Dos metros de distancia, mínimo imponible a desconocidos o a personas con las que uno debe estar por obligación (laburo, por ejemplo). Es más, si se me acerca alguien indeseable a menos que eso, me agarra como una cosa en el estómago, un malestar, una náusea. A la gente que quiero la quiero cerca, y a los que no, bien, pero bien lejos. Y el besuqueo es repugnante: yo doy la mano y digo un qué tal bien seco.
Excepto los besos de amor, de pasión, de perro, de sobrina...detesto todos los demás.
Y juro que a pesar de eso soy buena mina, eh? Nada de fobias ni sandeces semejantes. Eso sí, un poco antipática, soy. Sólo un poco.