martes, 3 de febrero de 2009

El billete

Pablo, con el rostro abatido de pensar, con esa cara de boludo a botonera que lo caracteriza, se reune con su amiga Laura en un bar a tomar un café.
Deprimido, descargó en ella todas sus angustias. Que el perder el trabajo, que las deudas, que ser un cornudo fasmoso, que tenerla corta, que la falta de monedas, que la gripe aviar ... En fin ... Todo parecía estar mal en su patética y miserable vida.
Laura, que lo escuchó atentamente durante las dos horas y media en las que el pibe estuvo hablando, introdujo la mano en su bolso, corrió la 45 con la que en un primer momento pensó en volarse la cabeza para no seguir escuchando al llorón de Pablo, y sacó un billete de $10.
Se lo mostró a su amigo y le dijo: "¿Lo querés ? Sé que no es mucho pero, que se yo...".
Pablo, un poco confundido pero igual de muerto de hambre, con una sonrisita tímida y lleno de ternura contestó: "Claro Lau ... Diez mangos son diez mangos ... Gracias. Y para mi si significa mucho esto".
Entonces Laura agarró el billete, lo rompió en mil pedacitos chiquititos, chiquititos, y los puso en el cenicero.
Pablo se quedó mirandola en silencio medio desconcertado.
Laura se rió, le guiñó un ojo, volvió a meter la mano en su bolso y sacó un billete de $20. Se lo mostró y le volvió a decir: "¿Lo querés Pabli?".
Pablo se sonrió creyendo haber entendido el chiste y estirando la mano le contesta: "Jeje... Si, si, dale … damelo … sabés que me hace falta. Cuando pueda te lo devuelvo negra .. gracias".
Cuando estuvo a punto de agarrarlo Laura le hace ooossssooooooo, toma el billete, lo hace un pequeño cilindro, le prende fuego la punta con su encendedor y con esto se prende un cigarrillo. Después mira quemarse el billete hasta que queda totalmente consumido.
Pablo la mira fijo con la boca abierta. Laura suelta una carcajada.
Segundos después, una vez mas Laura introduce su mano en el bolso, saca un billete de $ 50 y dice: "Bueno, mirá Pablo … Son 50 pesos … de onda … si los necesitás te los presto".
Pablo, ya con un dejo de angustia en la voz le dice: "Y …s-s-s-si …. Vos sabés que lo necesito … Te lo acabo de decir. Estoy sin un mango, no tengo ni para pagar la luz, hace dos días que estoy comiendo arvejas de unas latas que me traje de lo de mi vieja y encima así nomás frías porque tampoco tengo para pagar el gas … Estoy arruinado … La verdad que esos 50 manguitos me darían un poquito de aire por lo menos … Que se yo … ".
Cuando el gil se estira para agarrar el billete, Laura en un rápido movimiento lo esquiva, e introduce completamente el billete en la taza de café. Lo retira, lo coloca encima de una medialuna de manteca y se lo come, mientras hace "MMMmmmmmMMMmmmm" achinando los ojos y mirando a Pablo fijamente.
A Pablo se le llenan lo ojos de lágrimas y hace un pequeño puchero.
Laura, entre risas, termina de tragar el último pedacito de medialuna, mientras vuelve a meter la mano en su bolso para sacar un reluciente billete de $100, nuevito, nuevito; tan nuevo que hasta tenía ese olorcito a plata nueva tan lindo de los billetes.
Pablo amaga a levantarse para irse.
Laura se pone seria y lo detiene: "Pará, pará loco …. No te vayas … Mirá, no puedo verte así … Tomá, acá tengo 100 pesos … Te los regalo … No me los devuelvas …. Yo se que los necesitás … No es mucho pero fijate si te puede ayudar en algo, no se …En serio ... ".
Pablo, que era medio nabo y duro para aprender las lecciones, se sienta y con su mejor sonrisa de pavote, la mira con dulzura y con la voz entrecortada le contesta: "Uy gracias … En serio .. Pensé que me estabas bardeando … Te juro que esto no me lo voy a olvidar Lau … Y además nada de regalo, en cuanto pueda te lo devuelvo. Gracias che, gracias...".
Cuando Pablo va a tomar el billete, Laura se para de golpe, separa un poco las piernas agachándose ligeramente, al tiempo que se pasa el billete bien por el orto, después se suena la nariz, lo hace un bollo, lo tira al piso, lo pisotea todo, lo levanta, lo escupe, sale a la vereda y lo arroja al medio de la avenida donde se va pegado en la rueda de un colectivo de larga distancia.
Pablo llora desconsoladamente con el rostro entre sus manos.
Laura vuelve a su mesa ya medio sin aire y agarrándose la panza por tantas carcajadas.
Todo colorado y lleno de mocos y lágrimas, Pablo se levanta con la intención de irse.
Laura lo toma de un brazo y con una voz muy suave y mirándolo muy seria a los ojos le dice: "Pará Pablo …. No te vayas … Perdoname …. Fue todo una joda ... Una forma de demostrarte que vos vales por lo que sos y no por como estás en un momento determinado. Todo pasa, sabés. Lo verdaderamente valioso no se pierde nunca. Como nuestra amistad … ".
Tomó su bolso, sacó un billete de $500 y se lo dió a Pablo en la mano. "Aca tenes Pabli … Son tuyos … Cuidate".
Le dió un beso en la mejilla y se alejó hacia la puerta.
Pablo, totalmente enternecido y asombrado, con la esperanza renovada, lleno de nueva energía, sonrió, se sentó y llamó al camarero para pagar la cuenta.
Con la mirada perdida, agradeciendo en silencio para sus adentros la generosidad de su amiga Laura, Pablo le entrega el billete al mozo, quien dos segundos después lo saca muy poco gentilmente de su ensueño gritándole con su voz ronca y guesa: "¿Vos me estás cargando pibe ???? ¿ Qué me visssste cara de boludo????".
Antes de que Pablo pudiera reaccionar, se encuentra con que sus pies no tocan el suelo ya que el fornido camarero lo tiene agarrado de las solapas en el aire y, mirándolo como si quisiera comérselo crudo, lo zamarrea mientras le grita: "¡¡¡¡O me pagá ya misssmo la cuenta o te pongo una zapatería en el culo nene!!!!!!! .. ¿Me oissstesss?".
Sollozando como una niña, Pablo solo atina a decir: "P-p-p-pero …. P-p-por q-q-ue …. Q-q-que p-p-pasó s-s-s-señor".
En ese mismo momento se ilumina y se aviva de que ¡NO EXISTEN LOS BILLETES DE $500! mientras, por el rabillo del ojo, alcanza a ver por el ventanal del bar a Laura, que desde la vereda lo señala desencajada de la risa.

MORALEJA: Cuando la limosna es grande, seguro que te están cagando.


(Nota: Aclaro que esto es una adaptación libre basada en un texto de esos medio cursis con mensaje y moraleja que suelen mandarse en cadena por mail. Creo que también se llama "El billete". Seguro que alguna vez lo deben haber visto. Se los podría transcribir pero no se donde está. Además tampoco soy su papá para hacerles todo.
Y si, este texto lo escribí hace años. Es viejo. Es lo que hay. Es Enero y estoy cansado. Peor es nada. Lo que cuenta es la intención. No por mucho madrugar, cuchillo de palo).

11 comentarios:

El Profe dijo...

Bueno, será viejo pero lo importante es que no pierde actualidad; su valor radica en la clara enseñanza que nos deja: si una turra se quiere pasar de lista ¡HAY QUE CAGARLA A PATADAS A LA PRIMERA NOMÁS! jua-jua...Saludos.

Lolita dijo...

Vamos, después de todo, no sólo se quiso pasar de viva, sino que tendría que haber sabido que la paciencia no es una de tus virtudes.

Se acabó.

SIga esquivando todo lo que esté a su alrededor.
Siga no más, hombre.

Anónimo dijo...

jaj linda moraleja el relato renegado..comento por segunda vez y lo leo desde hace 1 año y medio, no me insulte :)
aah casi me olvido, está cansado pero es febrero no enero ..
saludos !

Renegado dijo...

Profe: No sea violento hombre! A una mujer no se le pega. Basta con arruinarle el ego diciéndole que está gorda o que la ropa le queda mal.

Lolita: ¿Qué? ¿Quien? ¿Yo que tengo que ver? ¿Seguro que este comentario es para este post?
No entendí.

Anónimo: No, todo bien, pero mataría que se pusiera un nombre (A menos que se llame "Anónimo". Si es así lo siento, pero sus padres no lo quieren mucho que digamos).
Y si, es Febrero. Eso demuestra lo cansado que estoy. Ya no se ni en que día vivo.

Romina dijo...

Es usted un incomprendido, definitivamente. Una vez que quiere aleccionarnos con una moraleja llena de experiencias de vida, lo toman por impaciente y, como si eso fuera poco, por desorientado. Nada más lejos de la realidad.
Además, hay que valorar que, siendo febrero, con este calor abombante y odioso, sumado a que aún no ha terminado su año porque, como me está pasando, aún no llegaron sus vacaciones que dan el cierre a lo que ya pasó y la apertura a lo que pasará; usted, a pesar de todo eso, sigue dándonos qué pensar.

Al margen de este comentario, un reproche:

Cómo es eso de estar en el puesto 39 de comentaristas de cine?? Yo ingresé esperando un galardón especial con su nombre, un rincón dedicado exclusivamente a sus críticas con una de esas fotos de estrella de cine que usted suele tomarse. Pero no fue así, por lo cual pediré a quienes coordinan la página QUE LO HAGAN! Esto no puede ser así, no va que estén arriba los que más parlotean, no, no. (estoy indignada y llena de ira por este descuido tan atroz, como se imaginará)


Le dejo un saludo y espero no lo hagan renegar demasiado en su almuerzo cacatuéro.

Renegado dijo...

Romina: Si, todo lo que dice es verdad. Por fin alguien que me entiende y me valora. Gracias.
Y por lo de la página de cine, le agradezco mucho su interés. Y ya que está cuando reclame puede pedir que me tiren unos euros también, que me vendrían muy bien.

Tiburina dijo...

La verdad tenès razón, es febrero yo tambièn estoy cansada asi que te leí por arriba, bueno por arriba no, por abajo porque solo lei la parte de abajo pero bueno al menos lei o no?.

El Profe dijo...

Es que yo aprendí la vieja máxima de Quevedo de la siguiente manera:"A una mujer NO con el pétalo de una rosa, sino con el rosal entero" jua-jua...y no me diga que hay más de una que merece le sacudan el polvo(*), no hombre ese no, el del camino digo.
(*) Práctica que usan y abusan los "varones" argentinos, de acuerdo a las estadísticas; aunque también esas estadísticas registran "golpeadoras".

celeste dijo...

recien termino de leer el comentario que dejaste en el blog de la peleadora sobre tus domingos en familia, y no lo puedo creer!!!!es exactamente lo mismo que me obligaban a hacer a mi! Todavia me molesta infinitamente escuchar el relato de una carrera,con esos gritos de mierda. Y a mi se me partía la cabeza de la resaca adolescente.

Claude dijo...

Me parece que Laura es mi tipo, al menos puedo decir que me reí frente a la computadora cuando ella se rió en el texto, y no sé por qué imagino que si el billete de $500 existiera llevaría la cara de De la Rúa.

Renegado dijo...

Tiburina: Bueno, si, está bien. No importa. Total, mi esfuerzo no vale la pena. Deje, deje ... Yo la entiendo.

Profe: Igual no soy partidario de la violencia física para con las mujeres, por mas que algunas se lo "merezcan".
Prefiero la psicológica (deja marcas que no se ven y duran mas).

Celeste: Siiiiii esos gritos por Diosss!!! Como odiaba escuchar al tipo ese re exitado gritar "Y ahiiii vaaaaaaaa Traversooooooooooo primerooooooooo, Patitaaaaa Minervinoooooooooo segundoooooooooooo, llgando a la cuerdaaaaaaaaaaaaa". Me daban ganas de tirarle algo al televisor.

Claude: Es que las mujeres que revelan tener un cierto grado de maldad inocente suelen ser extrañamente atractivas.
Y si, creo que el billete de 500 con la cara de De La Rua quedaría bien. Será porque en los últimos años ninguno de los dos existió.