martes, 4 de agosto de 2009

Un minuto de silencio por el caído. El recuerdo de tu calor aún nos abriga...

Sabíamos que no estaba bien. Que después de lo que había pasado, ya no era el mismo.
Nos dábamos cuenta en las cosas que hacía. Se notaba en lo mal que había empezado a andar.
Estaba viejo, si, pero no tanto.
Nunca demostró debilidad, y nada hacía sospechar que su tiempo estaba por terminarse tan de repente.
Solo había que tratarlo con un poco de cuidado, nada mas. Eso era lo único que necesitaba. Solo eso. No costaba nada.
Solo eso y todavía estaría con nosotros, brindándonos su calor, como siempre.
Pero no.
Ni eso pudo recibir en sus últimos días.
Solo desdén, un frío desinterés en el trato y hasta algunos golpes de parte de esos desconocidos sin corazón.
Y fue demasiado. No lo pudo soportar.
Uno siempre piensa que esas cosas nunca llegan, y que todo de alguna forma va a terminar saliendo bien, pero no es así.
La vida real no es como las películas, y el final no siempre es feliz.

Así, sin avisar, en la fría mañana del sábado, el calefón nos dejó para siempre.

Mi mujer de dió la noticia casi de madrugada (eran como las once y media), tiñéndome de amargura la mañana.
"El calefón no anda mas" me dijo luego de sacudirme y ordenarme que abriera los ojos "Ya llamé a un gasista y me dijo que si conseguimos otro calefón hoy, puede venir a instalarlo, pero solo si es antes de las cuatro. Sino tenemos que esperar hasta el lunes"
"¿Mmmmffque?" balbuceé yo entreabriendo un ojo y deseando que todo fuera una pesadilla.
"¡¡Que te levantes de una vez así vamos a comprar otro calefón!!" me respondió ella con un tono de voz algo mas vehemente "¡¡Yo sin agua caliente todo el fin de semana no pienso estar!!.
Atento a lo efusivo de su declaración ( y sobre todo percibiendo una determinación casi homicida en su mirada) supe que no tenía muchas opciones así que, con un gran pesar, abandoné la calidez de mi lecho y comencé a vestirme mientras recitaba un mantra de puteadas y se lo dedicaba a los gasistas hijos de un yacimiento gasífero lleno de putas que me rompieron mi viejo y querido calefón, al gasista compadrito que quería que compráramos un calefón antes de las cuatro y, ya que estaba, a todos los gasistas del planeta y sus alrededores.

Poco mas de una hora después ya nos encontrábamos en una conocida casa de electrodomésticos que no voy nombrar (Frávega) eligiendo el nuevo artefacto.
La operación no nos llevó mas de cinco minutos dado que mucho mucho que pensar no había (de hecho el vendedor habrá cobrado su comisión solamente por señalarnos con el dedo donde estaban) y salvo por la parte en que la cajera tuvo que forcejear durante varios minutos conmigo para que finalmente soltara la tarjeta y pagara (es que me agarró un ataque de angustia), todo concluyó bastante rápido.
Ya de regreso en nuestro hogar y con el flamante calefón en nuestro poder, procedimos a llamar al tipo para avisarle que ya teníamos todo listo y que podía pasar cuando quisiera.
"Bueno" dijo el especialista "Entre tres y media y cuatro te mando a la gente".
Por supuesto, los muy soretes llegaron recién como a las cinco y media.
Y no solo eso, sino que debido a que no se que puta pieza no era del tamaño adecuado o que se yo, se les terminó complicando todo y terminaron casi a las ocho de la noche.

Una vez finalizado todo, y luego de llevar los restos del otro calefón hasta su anteúltima morada (digo anteúltima porque lo llevé a la cochera, así lo tengo ahí y un día que pase el chatarrero me hago unos pesos), nos dispusimos a inaugurar esta nueva era calefoneril como corresponde con una regia ducha caliente.
Yo fui primero, por supuesto, por antigüedad (y porque el que se baña último seca el baño).
Todo transcurría con absoluta normalidad, la temperatura del agua era agradable y ya empezaba a relajarme cuando, de repente, soy sorprendido por un violento chubasco de agua helada que casi me provoca un paro cardíaco.
"Me parece que se apagó el calefón" grita mi mujer desde el otro lado de la puerta.
"M-m-m-mm-e d-d-dd-i cu-cu-cu enta" le respondo mientras trato de quitarme las estalactitas que se me habían formado instantáneamente en el orto y lucho por no morir de hipotermia.
Luego de un instante (un instante bastante largo ya que aparentemente a mi mujer se le complicaba un poco el reencendido), ya con el aparato funcionando de nuevo, prosigo con mi enjuagada pensando que quizás esto sea algo normal ya que el artefacto es nuevo y tal vez le cueste arrancar o ponerse en onda.
Capaz que tiene vergüenza porque está en una casa nueva, que se yo. No sé mucho de calefones.
Estaba distraído pensando ese tipo de boludeces atómicas cuando una vez mas, traicioneramente, el agua se torna fría de golpe.
"Se apagó otra veeeeeez" me gritan del otro lado.
"¡¡No me digas!! ¿En serio?" respondo yo con las pelotas escarchadas y una indignación cada vez mas creciente.
Lo reencendimos otra vez, otra vez intenté terminar de enjuagarme, y otra vez a los pocos minutos se apagó.
Y así dos o tres veces mas hasta que pude por fin terminar de bañarme, medio de apuro, caliente como una pipa, cagado de frío y puteando en idiomas que no sabía que podía pronunciar.

Conclusión: resulta que el fantástico calefón nuevo solo dura encendido no mas de tres o cuatro minutos y luego se apaga, cosa que, según el gasista (al que volvimos a llamar para pedirle explicaciones pero que ya estaba obviamente fuera de su horario de servicio y nos brindó solo un diagnóstico telefónico), probablemente sea por un defecto de fábrica por lo cual tengamos que llamar a un service autorizado de la marca (que ya descarto va a venir cuando se le cante el culo) y que lo mas factible es que, como está en garantía, se lo lleven para arreglar y nos quedemos como al principio, sin agua caliente por unos cuantos días.

Una maravilla todo, realmente...


La verdad que a esta altura ya empiezo a creer que alguien, el algún lado, me debe odiar mucho y tiene un muñeco vudú con mi foto, con el cual se divierte en sus ratos de ocio llenándolo de alfileres.

Por las dudas, si alguien sabe de contrahechizos, símbolos protectores o gualichos limpiadores del aura, me avisa o me los manda al mail ¿Si? Por favor…

Sino voy a terminar turulolo víctima de un colapso nervioso.

Gracias.


Ahí nos vemos… Capaz ... No sé ...

13 comentarios:

El Profe dijo...

Me sucedió algo parecido cuando remplacé mi viejo calefón, no hace mucho. La explicación que me dió el gasista fue la siguiente: Como el departamento no es nuevo, la instalación de el tiraje no es suficiente para los nuevos modelos de calefones y provoca que se recaliente la salida de aire, entonces un sensor que esta ahí (para casos en que se "descontrola" el aparato) corta la entrada de gas y lo apaga.
Solución: Alejó el sensor de esa posición, enrollando una especie de cablecito y chau pinela ¡el problema desapareció! Aún pienso que me chamuyó y que me privó de alguna protección, pero el calefón ya no te sorprende con duchas de agua fría...en fin, espero que tenga más suerte.Saludos.

Winter dijo...

No es mi intención agregar decepción e ira a tu situación. Pero ha sido una víctima más de la mediocridad.
Calefón mal fabricado, control de calidad inexistente, instalación defectuosa, prueba defectuosa.
Justamente, motivo de mi último post. Parece que las víctimas crecemos a pasos agigantados. Habrá que acostumbrarse?
Un saludo, quizá deba entregarse al destino cruel de país bananero.

Bugman dijo...

Renegado, es muy probable que El Profe tenga toda la razón.
Los aparatos nuevos tienen un termostato que sensa la temperatura a la que salen los gases del tiraje. Si los nota muy calentitos, el calefón piensa "Uy, esto está mal, a mi amo se le tapó el tiraje, voy a cortar todo antes de que le pase algo malo". (Sí, los calefones nuevos vienen programados para que quieran mucho a su dueño).
La solución a la sueca o a la noruega es mejorar el tiraje. La solución a la argentina es mirar en el manual donde está el termostato (puede que tenga un nombre gracioso como "termostato de humos").
Suele ser un cosito que está atornillado, se sacan los tornillos, se lo pone un poco lejos de la salida de aire (se lo puede dejar colgando, no hay problema) y listo.
Si llama al service oficial y resulta que es eso, el tipo no le va a proponer la solución criolla, va a pretender que mejore el tiraje, y hasta puede que le invalide la garantía porque el aparato no está instalado según las normas C32034-rt/UFds .
Yo tuve un problema similar con una caldera, y apliqué la solución rápida. (Tiempo después mejoré el tiraje, pero eso porque yo soy un quisquilloso).

Carugo dijo...

Renegado:
Lamento los inconvenientes y ojalá pueda solucionarlosa pronto.
Tal vez el profe tenga razón pero si no es así, prepárese para boxear a alguno.
En el verano compre un split para la habitación de uno de mis hijos y pagué además la instalación del mismo.
Al segundo día de haberlo encendido, el aparato no tiraba más aire frío.
Bueno, no le voy a contar todo pero si le puedo decir que todos, absolutamente todos (y en ello incluyo a la casa de electrodomésticos, a la empresa fabricante y a los cornudos de la instalación) se pasaban la responsabilidad y nadie hacía nada. Hubo que amenazarlos con enviar una carta documento y rociarlos con nafta para que hicieran algo.
Por supuesto, el aparato no quedó bien.
Y encima tienen el tupé de poner una banderita argentina en los aparatos que dice "Industria Nacional!!! Conchudos del orto...

Renegado dijo...

Actualización: Si, si, el Profe ha dado en el clavo. El problema era el tiraje nomás.
Ayer mismo el gasista "jefe" se hizo presente en casa para revisar in situ que cuernos pasaba con el calefón, y resultó ser que su "gente", o sea los dos muchachos que había mandado a realizar la instalación, habían puesto mal ese conducto que le sale al calefón por arriba y que lo conecta con caño que va a la pared (disculpen si uso un lenguaje muy técnico) y no chupaba como debía por lo que, como dijeron, se recalentaba y se apagaba solo obedeciendo a esa programación que menciona Bugman de proteger a su amo.
O sea, afortunadamente, UNA cosa salió bien, ahora anda una barbaridad y ya me puedo bañar como una persona civilizada.

Adriana dijo...

Yo tmb necesito mejorar mi sistema de agua caliente, suelo bañarme con un duchazo de gua helada intercalado con otro de tibia y uno por ahi hirviente... aggg la ducha mia está fatal!
Besos

Anónimo dijo...

Renegado, te acordás que contaste que hace poco hicieron el recambio de cañerías del gas y que empezaron por tu depto? Entonces, completando lo dicho por El Profe, el problema es el tiraje del gas (hoy estoy ilumninado).

Flor dijo...

Creo que hay una energía de desgracia universal dabdo vueltas por estos días.
En una semana se dieron los siguientes eventos en mi entorno:
-Se quemó el DVD de mi casa.
- El sábado, después de mucho posponer, el novio de mi mamá vino a "sacar un cablecito de la ficha de luz y hacer un nuevo enchufe", cosa aparentemente sencilla que derivó en un gran tramo de nuestra instalación eléctrica fundida y un electricista trabajando en casa toda la tarde.
- A mi novio le robaron la moto de adentro de la casa (con nosotros adentro).
- A mi suegra la echaron del trabajo.
- A mi abuelo también, y todavía no lo sabe. Me enteré a través de una compañera suya y estamos esperando que su jefe se lo comunique.
- En lo de mi cuñada se rompió el televisor.
- A mi viejo se le rompió el termotanque el sábado y la moto el domingo.

Todo en el módico plazo de una semana.
Una divinura ¿no?

Besos :)

Anónimo dijo...

Ahora, con el calefón bueno, junte agüita caliente en la tina y hágase un baño con hojas de ruda, pétalos de rosa blanca y quédese ahí remojando su humanidad durante aproximadamente media hora, haciendo el mantra de pensar en positivo y queriendo a todo el mundo ¡¡¡¡AUNQUE LE CUESTE, HOMBRE!!!!. Piense en toda la gente que no le cae bien y llene de amor en su corazón. ¡rapidito que tiene solo media hora!
Al finalizar, tenga un balde con agua, azúcar y pétalos de rosas rojas y échesela encima desde la cabeza (sí, si no se enjuaga de eso, algo pegoteado quedará).
Luego, acuéstese (sí, hágalo de noche), y bese mucho a su mujer.
Verá cómo van cambiando las cosas para mejor a usté.
Si no le cambia nada, hágase ver por un médico que lo interne en una clínica de cura de mala racha.
Encerradito.
En todo caso, lo queremos Mr. Renegado.

berenice dijo...

¿Puede ser que a tanta gente se nos haya roto el termotanque este mes?
El mío era el Anciano Señor Termotanque; nadie podía creer que había durado 22 años.
Previsora, me compré uno en el verano.
Así que cuando se desfondó y el agua caía como una catarata en
el lavadero, me sonreí.
sí.
Me costó un poco que viniera Alejandro a colocarlo, pero para esos casos tengo la persistencia de una quejosa lastimera.Y Alejandro responde como un caballero y es la Eficiencia personificada.
Debe ser el moño rojo que tengo colgado en cada artefacto.
Renegado: ¿ No es casi tonto que todos quisieramos bañarnos con el nuevo artefacto?
si es la misma agua caliente que antes,no lo entiendo, pero en casa también ocurrió el ritual de la inauguración.
Me alegró saber que no necesita contrahechizos; ya le estaba escribiendo algunos.
besos

Renegado dijo...

Adriana: Para mi, que ahora entiendo mucho de esto, que es el tiraje. Hágalo ver.

Anónimo: Si, me acuerdo, sobre todo porque lo escribí y todo. Pero no era el tiraje del gas, sino el tiraje del calefón (Hubiera jurado que lo escribí un poco mas arriba).
Y como no me gusta mucho responderle como "Anónimo" (me parece un poco impersonal) a partir de ahora lo llamaré Evaristo.
Gracias por comentar Evaristo.

Flor: Yo que Ud. me voy con toda la familia a una Iglesia y me hago exorcizar. O aunque sea pidan que les den agua bendita péguense una enjuagada con eso.

Anónimo: Gracias por la "receta". La voy a tener en cuenta (aunque no se si voy a hacerla. Las rosas están muy caras ¿No se puede hacer con flores mas baratas?).
Y por el mismo motivo que el Anónimo anterior, a partir de ahora a Ud. la llamaré Clotilde (porque asumo que es nena y espero no equivocarme).
Gracias por comentar Cloti.

Berenice: Si, es medio tonto, pero bañarse con nuevas instalaciones tiene un "no se que".
En mi caso es el hecho de que el agua sale a una temperatura constante durante todo el proceso.
Además es como Ud. dice, una especie de ritual de iniciación.
Y mande igual los hechizos que nunca están de mas (Además me gusta aprender todo lo que tenga que ver con mística, magia y esas cosas).
Besos.

Anónimo dijo...

Renegado, aquí Evaristo reportándose.

No hay más preguntas de los viernes?

Usted nos creó el hábito.

marisa lopez dijo...

sucede casi todos los dias en Argentina, alguien nos caga la vida......
hace años que me quiero ir a vivir a Noruega pero aun no me decidi a aprender el idioma.......