miércoles, 23 de junio de 2010

Algunas observaciones al pasar ...

Ayer tuve que ver el partido acá en el trabajo (podría haber dicho que me sentía mal para quedarme a verlo cómodamente en mi casa, pero como ya había utilizado esa treta para el primer encuentro me dio cosa volver a intentarlo. Soy vago pero un poco de moral todavía me queda. Poca ... muy poca ... cada vez menos... El próximo partido que caiga en día laborable pronostico que voy a sentirme mal otra vez).

La cosa es que, en lo que duró la experiencia, pude sacar un par de conclusiones que quiero compartir con ustedes.

Uno: el Mundial puede rivalizar con la Navidad en cuanto al sentimiento de hipocresía que invade a la gente.

Durante el Mundial, de golpe somos todos hermanos.
Hermanos y arrrrrrrgentinos, porque, además, como que nos aflora el amor a la patria de golpe.
Juega la Selección, y ese que no te dice ni buenos días se te pone a comentar el partido como si fuera tu amigo de toda la vida.
La Selección hace un gol y te abraza hasta ese malnacido que sabemos que siempre está dispuesto a cagarnos por la espalda, o ese otro que sabés que no te puede ni ver porque siempre está hablando pestes de vos o, incluso, aquel otro que vive queriendo serrucharnos el piso y para ello acude a cuanta artimaña sucia conoce con tal de lograrlo.
El lugar de trabajo parece convertirse mágicamente como en una especie de "aula de secundario" en la que todos nos llevamos bien, somos re jodones y arreglamos para hacer cosas en grupo (aunque mas no sea juntarse en el salón de reuniones a ver un partido de fútbol).
La verdad, una porquería.

Dos: Es lisa y llanamente IN-SO-POR-TA-BLE ver un partido de fútbol de la Selección conjuntamente con un grupo de mujeres.

Debería estar prohibido por ley. No saben nada, se la pasan emitiendo insufribles chillidos por cualquier cosa, dicen boludeces, hacen boludeces, aplauden hasta un off side con tal de llamar la atención y hacer ver que ellas también disfrutan del momento, y, lo peor de todo, uno debe soportar a cada rato sus estúpidos comentarios libidinosos cuando aparece en pantalla algún jugador que les entibia la entrepierna.
Viejas que en su vida vieron un partido y que hasta no hace mucho estaban convencidas de que Messi era solamente un pibe que vendía afeitadoras, repentinamente se desesperan por ubicarse en el mejor lugar del salón, ridículamente ataviadas con algún gorro celeste y blanco para ver un partido que, de estar, en su casa, seguramente no verían ni en pedo porque está a la misma hora que "Intrusos" o el programa de Viviana Canosa.
Realmente inaguantables.

También, y como si hiciera falta, para completarla está ese típico jefe forro que en su vida tocó una pelota y que tiene menos fútbol que la revista "Para Ti", pero que ahora durante el Mundial, y en un intento de integrarse y hacerse el "copado", se la pasa hablando de los partidos, se mira (solo en su oficina, obvio, porque es el único que cuenta con los medios para hacerlo y le encanta que se note que es así) hasta el partido de Argelia con Lusitania y, cuando nos juntamos para ver a la Selección, se la pasa haciendo comentarios y grita los goles exageradamente como si estuviera en la popular de Boca, buscando siempre a algún pobre desprevenido para abrazarse (esto, sobre todo, se potencia si nota que alguna de las empleadas parece sorprendida con su inesperado "desacartonamiento").
Mas falso que billete de tres pesos el hijo de puta.

En conclusión, ver los partidos acá es un espanto.
Detesto las falsedad, las imposturas y la pelotudez reinante. Realmente me amarga.
Si fuera por mi me iría a un bar y vería los partidos rodeado de extraños que, seguramente, serían mucho mas auténticos.

O, mejor aún, como dije antes, los próximos partidos que se jueguen en día laboral, es muy probable que me encuentren sintiéndome mal y necesitando quedarme haciendo reposo en mi casa.

Ya ven que no es mi culpa. No es que sea irresponsable.

Son ellos que me obligan. Me hace mal hacerme tanta malasangre.

22 comentarios:

Nefertiti dijo...

Lo importante es aclarar antes. Yo me llevo barbaro con la gente de mi oficina, pero de movida dije: a mi no me toquen, eviten el contacto conmigo ante un gol, se los pido encarecidamente.
Y sí, soy mujer, pero reconozco que prefiero ver el partido sola. Hay chillidos y comentarios que sacan lo peor de mí....

J dijo...

AAa a mi por eso me gusta ver el partido en casa; así puedo decir "boludeses" y emitir chillidos a mi antojo por cualquier cosa y sin molestar a nadie por ello. Pero lo tendré en cuenta para no hacer pasar un mal rato a los caballeros de mi oficina si es que la selección de acá tiene algún otro partido en día laboral.

Samain dijo...

"aplauden hasta un off side con tal de llamar la atención" Me siento insultada. Pero la verdad es que tiene razón. No, no me incluyo, pero en general la platea femenina es así.

Y es muy cierto lo de los comentarios si aparece alguno que zafe... uno de los "grosos" de la empresa (porque como dijo, en ésos días se juntan Criados y Señores Feudales como si fueran chanchos amigos) cuando se escuchó un murmullo al aparecer Higuaín en pantalla dijo: "eh.. qué pasa por ahí en el Pullman femenino?"

Triste pero real.

hormiga dijo...

no podría ser mas cierto lo que decis. odio el mundial, a todos los falsos nacionalistas, a los nacionalistas y a maradona.

Jazmin dijo...

A qué negar lo innegable.


También pasa que señores, que durante el día laboral tienen una imagen de serios y distantes, aprovechan el despiporre en los ánimos para hacerse los graciosos, en una especie de competencia leal (porque entre bueyes no hay cornadas, y no pasará de ahí), para hacer reír a las señoritas que comparten la tertulia.

Y gracias a que juega Demichelis, también se da el caso de hombres hablando de qué buen culo tiene la mujer del defensor.

No hay como verlo en casa, coincido, o en un ámbito íntimo, donde no haya que guardar formas ni inventar sentimientos inexistentes.

Usté es un renegado. Y bien que hace.


Cuando pasemos a 4tos. CFK debería decretar feriado. Total, qué le hace una lancha más al Tigre.

Claude dijo...

Horrible situación debe ser esa. ¿Probó escucharlo por radio con auriculares mientras ve las imágenes por la tele, así se aísla por lo menos un poco del entorno indeseable?

Winter dijo...

Renegado, siempre me cayó bien. Pero desde hoy mucho mejor!

Renegado dijo...

Nefertiti: Ja! "... a mi no me toquen, eviten el contacto conmigo ante un gol...". Me encantó. Ud. es de las mías.

J: Hace bien. Ud. es un ejemplo.

Samain: La platea femenina es muy fastidiosa, salvo en honrosas excepciones de señoritas que realmente disfrutan y entienden de fútbol (lo cual es sumamente sexy).
Y dicho, sea de paso, me tienen podrido con Higuaín.

Hormiga: Bueno, bueno. Calmese ... Tomese un tecito de tilo. Ya va a pasar.

Jazmín: Es cierto. Los hombres, a veces, solemos ser asi de pelotudos también (Los otros. Yo no. Yo soy siempre igual de asqueroso o encantador según la ocasión).
Adhiero a lo del feriado. Y adhiero tanto que probablemente me lo tome.
Y, disculpeme, pero no se puede no mencionar la suerte de Demichelis. No se puede. Por favor que suerte que tiene ese pibe. No es justo.

Claude: No, no probé, pero quizás debería hacerlo.
Igual no soy muy afecto a combinar transmisiones. Me hace acordar a cuando era chico y mi viejo le sacaba el volumen al televisor y me hacía escuchar el relato de la radio porque le gustaba mas.

Winter: Es que yo soy así. Hay que ir conociéndome para quererme. Soy adorable.

Coqui Tomás dijo...

yo veo los partidos con mi abuela, ella no me quiere sólo cada cuatro años. Y creo que tu comentario acerca de las mujeres debería ser ampliado a los hombres que con el futbol sólo tuvieron contacto una vez a los 10 años porque encontraron una figurita del album de panini tirada en el piso. Digo NO a las charlas durante los partidos, el futbol no se comenta, se mira!... (si, soy mujer pero no pienso intentar reinvindicar al género)

Carugo dijo...

No sabe cómo lo entiendo. Yo, que tengo la fortuna de pasar parte de mi tiempo laboral en la calle no en pedo me quedo en el trabajo a ver los partidos por las mismas cosas que usted enumera.
Lo veo en un bar de mala muerte rodeado de borrachos...y eso que en el trabajo pusieron el cañon y la pantalla en el auditorio...
Saludos!

Renegado dijo...

Coqui: Si, es cierto. Tambien están los que son demasiado fanáticos y no hablan de otra cosa que no sea fútbol, haya o no haya Mundial.
Esos también molestan.
En realidad la gente en general es molesta.

Carugo: Acá también hay cañon y pantalla, pero no hay caso, la mala compañía igual arruina todo.

Despe dijo...

Justo hoy acabo de escribir un post que te vendría bien leer... jaja

Ah, "lamentablemente" no puedo compartir la experiencia de ver el mundial con mis compañeros de trabajo porque el muy forro-hdp de mi jefe no lo permitió. Ni siquiera escucharlo por radio... La próxima le arranco los electrodos que lleva en el pecho porque evidentemente ese tipo no tiene corazón.

Jazmin dijo...

Eh?

No les dejan ver o escuchar siquiera el partido de la selección nacional???

Pe... qué es, paraguayo su jefe?
Le pregunto porque hoy en la cola del comedor del trabajo, le comento a uno de los chicos que sirven "viste? acaba de quedar fuori Italia", y uno que estaba al lado comenta "como va a quedar afuera el domingo Argentina".
Atónita le dediqué un visible gesto de cuernitos y le espeté "pero, vos qué sos... nigeriano?". No, paraguayo.

Lo que le reconozco son los gobelins de decir algo así en medio de 300 argentos que almorzaban.

Pensaron en pincharle las gomas del auto...?

Jazmin dijo...

Perdón, pero es más fuerte... 14.

Renegado dijo...

Despe: Vengo de leerlo. Casi me voy sin hacerlo al ver la imagen con la cual lo ilustra (cof cof amarrrrggg cof cof), pero luego me quedé cuando vi la imagen de Kratos mas abajo.
Con eso me compró y ya me cae bien.

Por otro lado ¿¿Un tipo que se hace llamar "jefe" no les dejó ver un partido de la Selección durante un Mundial?? ¡¿Y se lo permitieron?! Disculpeme pero ahi sus compñeros son medio corderitos. Hay cosas aue no se negocian, se exigen, aunque sea a los golpes.
Ese tipo no solo no tiene corazón, ya deberían, además, haberlo dejado sin dientes.

Jazmín: ¡Eso! Esa es la actitú.

Pablo dijo...

Oficina de Pablo. Mundial de Alemania 2006.

En un piso de 50 personas, Pablo logra hacerse de un lugar central para presenciar Argentina-Alemania. A dos minutos del pitazo inicial...

Jefa: - Pablo ¿podés venir un minuto?
Pablo: - ¿eh? ¿ahora?
Jefa: - sí, quería preguntarte sobre el tema de...

Y me llevó a su oficina a hablar del tema nomás. Respondía lo que pensaba que me sacaría antes de allí.

- Y esto...
- sí.
- Pero si hacemos lo otro...
- Bueno, lo hago.
- A menos que...
- Bueno, lo hago.

Me habré perdido los primeros 2 minutos, pero ella ese día perdió mucho más.

Moraleja: se puede estar peor.

Jazmin dijo...

Pablo, sepa usté que esa señora jefa suya, o lo detestaba demasiado... o todo lo contrario.
No caben en esta situación más alternativas intermedias.

Cualquiera haya sido la razón, reciba este apoyo moral retroactivo. Y me admira su capacidad de contener el deseo de matar.

Jazmin dijo...

Y... 18.

Jazmin dijo...

Ah, Sr. Pablo... era usté.
Es que no vi la fotito -que queda muy por debajo de la línea del comentario-.
Sólo eso disculpa la falta del "Sr".

Despe dijo...

Ah, sí... Kratos siempre me suma puntitos jajaja pero fuera de joda, es adictivo ese juego!!

Y sí, es mi jefe... yo tengo suerte pq mi trabajo transcurre lejos de él en la calle, pero los de las oficinas lo tienen que aguantar así de amargo y maldito.

Tengo la teoría de que, en realidad, es un resentido porque como tiene problemas cardíacos (vive haciéndose eco dopler) pretende que TODOS nos abstengamos de la emoción del mundial debido que él puede morir apenas pita el árbitro...

Renegado dijo...

Sr. Pablo: Un amor su jefa.
Y encima como es mujer no se la puede ajusticiar.
Adhiero al comentario de Jazmín; es admirable su capacidad de autocontrol.
Yo que Ud. antes de salir aunque sea le mandaba un "¿Me prece a mi o está mas gorda?" como mínimo.

Despe: Su jefe es un miserable que se aprovecha de su posición (como la mayoría de los jefes bah). Seguro que a Kratos eso no se lo haría.
Pero tenga paciencia. Por ahí en un tiempo le ponen un marcapasos y se pueden divertir todos llevando un imán al trabajo.

Anónimo dijo...

me siento muy identificada. y últimamente vengo esquivando todo tipo de cumpleaños,aniversario,etc.Mi tolerancia está al límite en esas reuniones insufribles.