martes, 11 de marzo de 2008

¡Último momento! Ignoto bloggero mala onda reaparece mas o menos con vida

Si, soy yo. Volví. Iupi. Estoy eufórico. Ayayayay que alegría. Cuanta felicidad toda junta. No puedo dejar de sonreír. Viva la vida. Estoy tan contento que me da miedo morirme de un ataque.
Bueno, no … Por si no se notó estoy siendo irónico. La verdad es que estoy con un humor de mil demonios.
Mis vacaciones se terminaron, y con ellas la maravillosa e impagable sensación de saber que no tenía un pomo que hacer en todo el día, las siestas en el sofá a cualquier hora, los juegos de mi querida Playstation y, sobre todo, el no tener que tratar con gente en el transcurso del día.
Se acabó. Todos esos bellos momentos ahora duermen en las cenizas del pasado (duermen como estaría durmiendo yo, ahora mismo, si aún estuviera de vacaciones).
Hoy heme aquí, nuevamente frente a mi escritorio, mal acomodado en mi sillón (al que dicho sea de paso encontré bastante maltrecho, lo cual me indica que alguien lo usó en mi ausencia posiblemente para dormir), y con la vista perdida en un punto infinito mientras mi mente fantasea con hacer la gran Rambo y ametrallar a todo lo que se me cruce en el camino mientras grito con la boca torcida.
Cada año es lo mismo.
Volver para escuchar las mismas preguntas estúpidas, los comentarios trillados, recibir sonrisitas falsas, devolver sonrisitas falsas (pocas veces, generalmente devuelvo una soberana cara de ojete), y saber que a partir de este momento arranca otro año que pinta tan lleno de insatisfacciones y tiempo desperdiciado como el anterior.
La verdad que es bastante deprimente. Estas cos….

(Nota mental en tiempo real: Se acaba de sentar en el escritorio de enfrente la vieja desagradable de contaduría a preguntarle boludeces a la sirvienta del "jefe". El maldito fósil tiene un perfume tan espantoso como ella. Me está matando. ¡Vieja tóxica y horrible! ¡Andate de una vez!).

¿En que estaba? … Bueno, no me acuerdo. Estoy como narcotizado con formol, naftalina, ginebra, o todo eso mezclado.
En fin … La cuestión es que acá estamos, y todo sigue igual. Es como si nunca me hubiera ido, pero dicho en el peor de los sentidos.
Me refiero a que hace solo algunas horas que estoy de vuelta, y ya me siento tan harto, tan estresado y con tantas ganas de salir corriendo como estaba antes de mis vacaciones.
Definitivamente este lugar no hace bien.

Me aprietan los zapatos, la corbata me incomoda, me duele la espalda, y empiezo a tener hambre.

Todo como siempre.

Y ahí vamos de nuevo…

9 comentarios:

CLAUDE dijo...

Mis condolencias. Estas narraciones siempre me recuerdan a una película en que actúa la griega Jennifer Aniston (en realidad tiene un apellido tipo Arostopolus o algo así) y otro que se parece a Charlie Sheen. Odian sus trabajos. El que se parece a Charlie Sheen y dos de sus compañeros de trabajo idean una programa para descontar plata de las ganancias de la empresa sin que se note y mandarlo a una cuenta de ellos, pero una falla hace que lo descontado sea demasiado, así que se nota y tienen un problemón porque quedan como unos flores de chorros o algo así. Afortunadamente, un gordito que también es compañero de trabajo de ellos se enfurece porque festejan un cumpleaños en la oficina y todos tienen su pedazo de torta pero ésta justo se termina cuando le iba a tocar a él, así que incendia el edificio de la empresa y así borra la evidencia del robo. El que se parece a Charlie Sheen termina trabajado al aire libre como empleado de la construcción o basurero, no me acuerdo bien. El tema es que se siente mejor.
Acá está el afiche de la película, con el gordito pirómano y todo.

Calíope dijo...

Lo extrañé mucho.
En serio.

Lástima todo lo que tiene padecer :-S

Besitos

Renegado dijo...

Claude: No estoy seguro pero creo que la vi esa película. Sino era una bastante parecida.
La idea de incendiar todo no está tan mal, pero no me veo luego trabajando en la construcción o de basurero. Preferiría algo mas acorde a mi personalidad, como, que se yo, Emperador del Universo o archimillonario excéntrico.
Gracias por el comentario. Creo que es el mas largo que han enviado. Así da gusto.
Saludos.

Calíope: Si me lo dice así le creo. Gracias.
Y no se preocupe. Todo esto solo es la punta del iceberg. Dentro de todo no es nada.
Besos.

Anónimo dijo...

Me alegro que este de vuelta. Yo la vi la pelicula, es entretenida.
El trabajo es como tu segunda casa, volves y sentis como si nunca te hubieras ido. Lo unico es que esa casa debe tener cama de clavos.

Sir Paul K Peyronel

El Profe dijo...

Y sí....tal como cantaba el ahora maltrecho "Sandro el gitano": ¡Al final..la vida sigue igual! ¿Úlceras —gástricas, duodenales,etc— no tienes, verdad?
¡¡Ánimo renegoncito!

Renegado dijo...

Sir Paul: Gracias. Y si, tengo cama de clavos, cohabitantes miserables, y encima no hay T.V..
Saludos.

Profe: No, bah, no se. Tengo cosas peores. Una úlcera ya sería como para cantar "¡Bingo!".
Saludos.

celeste dijo...

que bueno que regresaste.

Renegado dijo...

Celeste: Bueno, gracias.

Anónimo dijo...

La película de marras es "Office Space", aunque no creo que trabaje Jennifer Aniston.