miércoles, 18 de marzo de 2009

Crítica de cine: EL TRANSPORTADOR 3

Luego del éxito conseguido con sus dos primeras partes ("El Transportador" del 2002 y "El Transportador 2" del 2005), y para regocijo de los amantes del cine de acción sin mas pretensiones, llega a los cines la tercera parte de esta serie creada por Luc Besson, y con la cual el pelado Jason Statham consiguiera ganarse un lugar en el mundo de los nuevos duros del cine contemporáneo.
Supongo que a esta altura no debe quedar mucha gente que no conozca al personaje o no sepa de que se trata la historia, pero como hay de todo en el Jardín del Señor, y no quisiera que se queden en bavia, o babia, o … bueno, no sé como se escribe … para que no se queden en pelotas bah, les resumo mas o menos como es la cosa.
La historia básicamente se centra en las actividades de Frank Mártin, un ex – operativo de las Fuerzas Especiales, extremadamente profesional, experto en artes marciales, diestro en el manejo de armas y eximio conductor de todo tipo de vehículos, que se gana el mango laburando como transpotador de entregas de alto riesgo. O sea el tipo lleva cosas de un lugar a otro y por eso te cobra (Viene a ser como un delivery, pero en lugar de llevar pizzas o un pollo al spiedo lleva cosas mucho mas grosas, y en lugar de andar en ciclomotor maneja un Audi A8 que es para demayarse).
Además, también te marca unos ángulos bárbaros …. Porque es un transportador ¿Se entiende? Un transportador … Jojojojojojo Soy una tormenta de gracia. Que loco.
Bien, la cuestión es que este muchacho no es cualquier transportador, es el mejor, el mas capo, el mas poronga de los transportadores, y por eso siempre lo buscan para las misiones mas difíciles (Por suerte, porque sino las películas serían de lo mas aburridas).
En esta oportunidad, sin embargo, nos encontramos al inicio de esta última entrega con un Frank que, ya medio hinchado las pelotas de andar llevando cosas de acá para allá y terminar siempre metido en algún quilombo porque el asunto se le complica (Y encima nunca recibir una propina), decide retirarse del negocio por un tiempo para dedicarse a rascarse las pelotas.
Así, cuando un tipo lo busca para ofrecerle un trabajo él lo rechaza, le recomienda un suplente, y se va a pescar unos bagres con su viejo amigo el Inspector Tarconi,
Un par de noches después, estaba Frank lo mas pancho en su casa, medio amodorrado en el sofá después de haberse clavado unos vinos, cuando inesperadamente recibe la visita del muchacho este que lo había suplantado en aquel trabajo quien, demostrando una total falta de educación, llega sin llamar antes y se le mete en el living sin permiso, con auto y todo.
Cuando ya iba a cagarlo a pedos por manejar tan mal y a decirle que es la última vez que lo recomienda, se da cuenta de que el pobre pibe está bastante mal herido y mas cerca del arpa que del violín por lo que, luego de llamar una ambulancia, intenta ayudarlo.
Sin embargo, aún con las pocas fuerzas que le quedaban, el muchacho se niega rotundamente a abandonar el vehículo.
Frank medio que lo empieza a tironear, pero el pibe se empaca y se agarra de todos lados mientras balbucea "No…auto. El auto … El auto" al tiempo que intenta señalarle un extraño brazalete metálico que tiene en la muñeca.
"Si, si, muy linda la pulserita .. y el auto también, pero bajate, dale…" le dice Frank, que todavía estaba medio caliente porque le habían cortado la digestión.
Mientras estaban en eso llega el servicio de emergencias, y al ver las condiciones en las que estaba el pibe, determina que debe ser trasladado de urgencia a un hospital, por lo que, aunque el herido seguía pidiendo por favor que no lo alejen del auto, lo cagan a pedos, le dicen que no es momento de ponerse caprichoso, lo sacan de ahí y lo cargan en la ambulancia.
Cuando Frank vuelve al auto para ver si entre los papeles del muchacho está el carnet de la Obra Social de los Transportadores y pasarle los datos a los ambulancieros, se aviva de que en el asiento de atrás hay una pelirroja medio desmayada.
"¡A la marosca!" dice Frank "¿Y esto? Me parece que acá pasa algo raro".
En ese momento, mientras le estaba mirando las tetas, de casualidad nota que la chica también tiene puesto un brazalete metálico idéntico al que llevaba el muchacho, y en un alarde de lucidez cae en la cuenta de que quizás eso algo tenga que ver con la desesperación del pibe por no abandonar el auto.
Sale corriendo para intentar detener a la ambulancia que ya se iba, pero antes de poder alcanzarla ésta explota en mil pedazos.
"Que lo reparió. Hoy no me sale una bien" protesta Frank, mientras se sacude la tierra y vuelve a la casa a ver a la mina.
Justo cuando se asoma al auto para ver que onda, la piba se despierta.
"Uy papirri ¿Estoy en el cielo?" le pregunta medio reglada.
"No querida. ¿No ves que es un auto, o sos tonta vos?" le replica Frank que no estaba del mejor humor, e inmediatamente alguien lo duerme de un garrotazo en la cabeza.
Al despertarse, se encuentra acostado en una camilla, en calzones, en una habitación extraña y con uno de esos vistosos brazaletes metálicos adornando su muñeca.
"Me parece que me cagaron" piensa Frank mientras encuentra su traje y se viste.
Momentos después ingresan en la habitación unos hombres con pinta de pocos amigos, encabezados por el que parece ser el jefe y que se presenta a si mismo como el Sr. Johnson.
Estos hombres resultan ser de una banda de mercenarios que fueron contratados por un grupo de empresarios corruptos para que secuestraran a la hija de Leonid Vasilev, un influyente político ucraniano defensor del medio ambiente, con el propósito de mantenerla cautiva hasta que el funcionario les firmara unos papeles que autorizaban el volcado de desechos tóxicos contaminantes en lugares prohibidos.
Johnson le explica a Frank que, dado que el reemplazante que él les había recomendado no pudo cumplir con su encargo satisfactoriamente y el plan medio que se les estaba yendo a la mierda, ahora era su responsabilidad el llevar a cabo el trabajo.
"¿Ah si? No me digas ¿Y si no quiero?" responde Frank arqueando las cejas y cruzándose de brazos.
"Te meto un plomo en el balero ya mismo" dice Johnson con cara de loquito y apoyándole el fierro en la cabeza.
"Ah bueno, si me lo pedís así, si" dice Frank, que era valiente pero no boludo.
De esta manera, ya con las cosas claras, Johonson ordena que carguen el auto de Frank con dos misteriosas bolsas que deben ser transportadas desde Marsella hasta Odessa, en el Mar Negro, siguiendo las instrucciones que se le irán comunicando durante el trayecto.
"Bueno, listo el pollo, voy saliendo" dice Frank medio fastidiado.
"Nononono, momentito pelado, piano piano que todavía falta algo" replica Johnsosn "Te tenés que llevar también a la colorada".
"¿¡Qué!? ¡No, ni en pedo! Los colorados son yeta. Mirá si me pasa algo" retruca Frank agarrándose el huevo izquierdo.
"Si ya se, pero acá el que manda soy yo y por mas yeta que sea, te la tenés que llevar".
"¿Par que no se vasen los dosen a la reconchen de sus mamasen?" interivene la ucaraniana medio ofendida "Yeta sus hermanasen".
Finalizada la discusión y viendo que no le queda otra, Frank accede de mala gana y puteando bajito.
Pero aún había mas.
Como último detalle Johnson le explica a Frank que esos brazaletes tan paquetes que ambos llevan en sus muñecas, son en realidad poderosos explosivos conectados a un dispositivo especial y que se activarán si cualquiera de los dos se aleja a mas de veintitrés metros del auto.
De esta manera y bajo estas peligrosas condiciones, Frank debe emprender forzadamente esta nueva misión, sin saber que contienen las bolsas que está transportando, y enfrentándose a lo largo de todo el camino tanto a los criminales que lo forzaron a aceptar el trabajo, como a los agentes del Gobierno ucraniano enviados para rescatar a Valentina que, para colmo de males, resultó ser una consentida insoportable, medio alzada y bastante rompepelotas.

La película en general sigue el mismo esquema básico de las anteriores; es entretenida, dinámica, y ofrece exactamente eso que uno va a buscar cuando elige ver una película de acción.
Si bien la trama no presenta una gran profundidad ni mayores complicaciones, no aburre en ningún momento y permite que la película mantenga un ritmo con algunos altibajos pero muy llevadero.
Sin dudas que el punto mas alto lo brindan las excelentemente coreografiadas escenas de pelea (realmente muy cuidadas y bien ejecutadas), juntamente con las extraordinarias persecuciones automovilísticas (el momento del "enfrentamiento" entre el Audi y el Mercedes es fantástico), y si bien en algunos tramos se ha apelado a los efectos digitales, estos no sobresalen en ningún momento ni se vuelven protagonistas de la escena, lo cual por momentos brinda un cierto aire de realismo que es muy bienvenido.
Mas allá de esto, es necesario aclarar también que, en mas de una ocasión, se recurre a la espectacularidad y la exageración, con lo cual se logran momentos tan impactantes como inverosímiles (Hay acrobacias dignas de Meteoro y en la parte del auto en el agua medio que se fueron al carajo), pero en este tipo de películas esto es abolutamente esperable y hace también parte del género.
En cuanto a las actuaciones Jason Statham cumple con su rol ya de memoria y está completamente identificado con el personaje de Frank Martin.
Una vez mas vuelve a mostrar sus pulidas habilidades marciales, y su estampa de tipo prolijo y varonil (Y hablando de mostrar, muestra su lomo innecesariamente mas de una vez para delirio baboso de las mujeres en la sala), y aunque por momentos se vuelve algo monocorde en la manera de recitar sus diálogos, se banca muy bien el trabajo de cargar con la película sobre sus espaldas.
Lo acompañan François Berlèand como su viejo amigo el inspector Tarconi, Robert Knepper como el Sr. Johnson, Jeroen Krabbe cmo Leonid Vasilev y la colorada Natalya Rudacova que actuando es medio de madera y que tiene tantas pecas y le hacen tantos primerísimos planos que casi molesta (Tiene tantas pecas que una vez se fue a confesar y cuando el cura le preguntó "¿Pecas hija?", ella contestó "Y si Padre, hasta en el culo" ….Jojojojojo.... Soy un huracán de comicidad).
La película fue dirigida por Olivier Megaton que no se que otras cosas hizo, pero con esta le fue mas o menos bien.

Calificación: 3 Renegados (Buena. Una típica película de acción que no dista demasiado de sus dos predecesoras. Buenas peleas, buenas persecuciones y una trama simple que sirve de excusa para desarrollarlas. Una buena propuesta para entretenerse).

Recomendaciones: Si Ud. gusta de la acción simple, directa, y sin pretensiones vaya a verla, este es su tipo de película.
Si Ud. busca un policial profundo con un argumento enredado, elija otra. Pero a esta véala igual que es entretenida. No sea ortiva.
Si Ud. es mujer y está cansada de verle la panza de su marido, vaya, véalo a Statham y póngase a llorar.
Si Ud. es hombre y se cree que tiene buen lomo, vaya, véalo a Statham y póngase a llorar.

8 comentarios:

Tiburina dijo...

Aguante el transportador!

Che no es mas cerca del arpa que de la guitarra?

Renegado dijo...

Tiburina: No se, yo siempre lo dije así. Capaz que antes era como Ud. dice pero como soy tan jóven, lo desconozco.

Todos Gronchos dijo...

Como prejuicio, si me cuentan los argumentos de esta serie de películas no las vería, pero como decís tienen lo suyo.

Las dos primeras me gustaron, no me compraría los DVDs para tenerlos, pero cada vez que las pasa por el cable, me engancho.

Saludos!

El Profe dijo...

Sólo porque tiene "tres renegados" iremos a verla; no me gustan mucho esas películas tipo novelón donde primero todo sale mal y luego ¡bueh! pero si es divertida...vale.
La primera me gustó porque el tipo parecía un mayordomo muy eficiente y porque al final le da matarile a la sicótica de turno (¡Oh! casualidad? la recuerdo pelirroja y pecosa ¿era asi?)Saludos.

cerriwden dijo...

Renegado
Jason merece que lo veamos luchar con esa elegancia.
Lo de delirio baboso me parece una exageración de su parte.
La ONG que todavía no he creado ni lidero: Viejas Verdes, debería emitir algún comunicado.
La película está buenísima como las anteriores y jason se prepara cada vez mejor.
Besos

Renegado dijo...

Groncho: Si, son de esas películas que uno no sabe como dan para hacer secuelas, pero no puede evitar mirarlas cda vez que las pasan.

Profe: No; en la primera la damisela en peligro era una chinita hermosa llamada Shu Qi. La que era medio colorada era la de la segunda. Me parece que se perdió una.

Cerriwden: Bueno, retiro lo de delirio. Se babosean así tranquilas nomás. Pero hay que reconocer que no se las puede culpar. El pelado Statham tiene un lomo mas que envidiable.
La ONG que voy a crear "Tengo panza ¿Y que?" en su primer comunicado va a hacer un llamamiento a Holywood para prohibirle a este tipo que se saque la camisa.
No es justo para nosotros.

Bugman dijo...

Ah, cine pochoclero, entretenimiento, piñas, explosiones, tiros, autos, enanos húngaros armados con destornilladores láser (ah, no, eso no).
Bueno, a mí me gustan estas películas, no prometen nada más de lo que dan, un rato de diversión.

Además aplaudo que se hayan puesto de moda los héroes pelados.

Renegado dijo...

Bugman: Asi es, ni mas ni menos.
Y si, si se ponen de moda los pelados supongo que Ud. estará de parabienes.
Yo en cambio deberé esperar a que se pongan de moda los héroes con barba, cara de ojete y mal carácter.