viernes, 8 de enero de 2010

Buenas ¡Feliz año! Ah ¿Ya pasó? Bueno ...

Juro que tenía la intención de escribir antes, pero estuve tan pero tan ocupado que no hice tiempo.
No, en serio. ¿Qué arquean las cejas y se muerden el labio inferior al tiempo que realizan un ligero movimiento ascendente con su cabeza? Si les digo que estuve ocupadísimo es porque estuve o-cu-pa-dí-si-mo. De verdad.
¿Cómo van a pensar que no escribí nada desde el año pasado porque no tenía ganas? ¿Qué se piensan que soy? ¿Un vago? No, chiquitos, no. Soy una persona con muchas responsabilidades, nada mas. Tengo trabajo, tengo una vida, tengo… un mundo de sensaciones, un mundo de vibraciones, que te puedo regalar ... tengo, dulzura para brindarte, caricias para entregarte, si tu me … bueno ... perdón … me fui un poco de tema. Es que estos últimos días los noticieros medio que me quemaron la cabeza con el tema de la estirada de pata de Sandro.

En fin, la cuestión es que aquí estamos, comenzando un nuevo año y decididamente dispuesto a … a ... eehhhmmm ... bueno, a nada en particular. Cundo mucho a seguir como venía, haciendo lo que pueda.
Ustedes bien saben (me refiero a los cuatro o cinco loquitos que leen este coso desde hace un tiempo prudencial) que no considero a mi año terminado sino hasta el momento en que salgo de vacaciones (lo cual sucederá dentro de un mes mas o menos), así que, técnicamente, yo aún estoy transitando el año viejo, por lo cual estoy agotado, y con pocas ganas de hacer cualquier cosa.
Por eso, no me pidan que cabecee porque recién me peiné. Esto es lo que hay,
El año que viene (o sea, en Marzo) vemos si le ponemos mas onda.

De todas formas, y para que no quede tan en evidencia que esto es algo así como un artículo medio de relleno, una cosa hecha así medio a las apuradas como para poner algo y evitar que piensen que el blog está abandonado, dado que hoy es viernes y yo sé que están esperando con ansias la pregunta del día, les dejo algo grosso para que se entretengan.

Les dejo esssta... esta consigna que tiene que ver con el mensaje de sabiduría y reflexión que les obsequié en el artículo anterior, y que, a fin de que no quede únicamente como un montón de palabras vacías, podemos transformar en algo mas concreto.

La cosa sería así:

Dado que estamos mas o menos de acuerdo en que para cambiar lo que no nos satisface de nuestras vidas, debe ser uno el que tome la decisión de jugársela y moverse en busca de lo que desea, les propongo que hoy, en este solemne día, aquellos que se atrevan y tengan las agallas para hacerlo, dejen plasmadas en los comentarios a manera de contrato público, cuales son esas cosas que este año están dispuestos a cambiar de una vez por todas, o cuales son las metas que quieren lograr, o los proyectos que piensan concretar.
Sin límites, pueden hacer una lista larga o poner simplemente aquello que les resulte de mayor importancia.
Así, dentro de un año, si me acuerdo, si llego vivo, y si todavía este sitio existe, mediante un link a este artículo, recuperamos las listas y vemos cuantos podrán decir orgullosos que han logrado saborear las mieles del éxito, y cuantos habrán de agachar la cabeza y revolcarse un vez mas en el hediondo barro del fracaso y la frustración.
Tengan en cuenta que esto será leído por millones (bueno, miles … en realidad, cientos … bueno, bueno, serán como diez o doce pero son muy chusmas y se lo van a contar a mucha gente), de personas, o sea que si fracasan, será un fracaso público y vergonzoso.

Bueno, ahí tienen. Un ejercicio solo para valientes.

A ver cuantos se animan.

(Teniendo en cuenta que preguntando una boludez casi nadie comenta, supongo que con algo como esto deberé considerarme afortunado si junto dos o tres comentarios, pero, como dije antes, estoy en una altura del año en la que todo me resbala. ¡Ahí está! Esa será una de mis metas para este año: dejar de hacerme problemas por todo. Ah, y también comprarme el auto ¿Ven? No es tan difícil).

Y no es por meterle presión ni nada de eso, pero sepan que tener pensado algo y no animarse a dejarlo por escrito, ya es un fracaso en si mismo, ya que indica que saben que no tendrán la confianza o el valor suficiente como para lograrlo.

No se. Eso dicen.

Buen fin de semana.

9 comentarios:

La Rubia dijo...

Este anio voy a comentar mas en Esquivando el Exito.

Que tul?

El Profe dijo...

Espero que, no, mejor dicho: estoy decidido a que este año sea el año en que me compre un auto como la gente. Listo. Un abrazo.

Mona Loca dijo...

Noo, ni loca.

Ni loca dejo por escrito nada de ese tenor.

Es que, sabe? después, la vida da muchas vueltas y yo qué sé dónde me encontrará el fin de año de este año,y después resulta que nadie resiste un archivo y me hacen quedar para el demonio.


Lo que sí voy a hacer es anotar lo que ponen otros acá, uno nunca sabe, la información siempre es útil.

besos!

Claude dijo...

Yo quiero comprar las Memorias póstumas del Gral. Paz. Bah, en realidad quiero que me las regalen, pero como no hay caso voy a tener que gastar plata yo.

Si tiene que ser algo más personal, podría ser dejar de fumar.

Sí, eso, dejar de fumar es una buena meta.

Carugo dijo...

Usted me pone en un brete.
Mi intención será dejar de fumar este año.
No importa el método: Puede ser por parches de nicotina, chicles, pastillas o porque un cáncer galopante me mate antes de fin de año.
Lo que espero cumplir es con esta meta.
Bueno, si ocurre la última instancia, estamos en el horno....

Renegado dijo...

Rubia: Me parece perfecto. A ver si lo cumple.

Profe: Muy bien. Somos dos. A fin de año, si lo conseguimos, hacemos unas picadas, yo con la Fuego y Ud. con el Rambler.

Mona: Uhhh bueno, bueno. Que feo. Yo no digo nada porque soy incapaz de pensar mal, pero la gente ya está diciendo que Ud. es un poco cobarde. Y encima chusma.

Claude: Los libros van y vienen. Y si se pierden pueden recuperarse o volverse a comprar. La salud no. Dejar de fumar es una gran meta y espero que la pueda lograr.

Carugo: Si señor, yo también espero que pueda. Y se puede. Yo dejé solito y sin ninguna ayuda externa hace años. Solo hay que ponerle determinación y voluntad, y saber que no puede ser que un pequeño cilindro de papel con yuyo seco adentro tenga poder sobre uno.

El Profe dijo...

¡El Rambler! ¡¡Qué máquina! Entonces, de acuerdo...haremos las picadas. Un abrazo.

Viejex dijo...

Disculpe la demora en comentar aquí, se me pasó este artículo. Mis metas son modestas:

1) hacer otro asado con los testigos de la trágica incineración apícola y usted y demostrar que no siempre quemo el pollo (no sé, quemaré los chorizos, por ejemplo)

2)Terminar algunos detalles importantes de la casa.

3) escribir cinco artículos de los cuales pueda sentirme orgulloso

4) Meter 1 de las dos materias que me faltan para recibirme.

Renegado dijo...

Viejex: No hay metas modestas mi estimado. Las metas siempre son importantes, por pequeñas que parezcan.
No tengo dudas de que las suyas serán cumplidas con éxito.