lunes, 11 de enero de 2010

Esto es tan de relleno que ni título tiene

Hoy es lunes y tengo una pila de cosas que hacer. Literalmente. Una pila. En serio. Y para que vean que no les miento, aguárdenme un cacho que ya mismo voy a proceder a tomar una regla y a medir la altura de la mencionada pila.

Ya está. Casi diez centímetros de altura. No es poco, considerando que son papeles y, no se si lo saben, pero el papel es medio finito.
Eso es lo que debería estar haciendo ahora. Revisando esos papeles y cargando datos, números, prácticas, cuentas y demás cosas así terriblemente aburridas y monótonas.
¿Y lo estoy haciendo? ¡No! Obviamente que no, porque estoy escribiendo esto.

"¿Y por que no está trabajando señor?" preguntará algún botonazo chupamedias de la patronal con cara de asombro.
"Porque no tengo ganas" responderé yo, mientras enciendo un cigarrillo y luego lo apago de inmediato porque yo no fumo.

Y es cierto. La verdad es que no tengo ganas. Además tengo tiempo para hacerlo. Tengo toda la semana. No tengo idea si son cosas urgentes o no, pero yo tengo toda la semana para terminar esto. Porque si. Porque yo digo. Y porque si el que me dio estos papeles obviamente los tuvo durmiendo tirados en algún montón por ahí durante semanas, es evidente para mi que urgente no debe haber nada. Y si lo hay, que le vayan a cantar a Montoto. Me los hubieran dado antes. Yo tengo mis tiempos. Y mis tiempos, he decidido que sean laxos y relajados. Y al que no le guste que se vaya a hacer un enema con témpera y a pedorrearse una obra de arte pop. A mi, sinceramente, me importa un rábano.

He decidido no calentarme mas.

Pero claro, no me dejan. Me la ponen difícil.
Porque hay novedades. Y no son buenas.
Resulta que hoy, justo hoy y sin previo aviso, volvió la mascota administrativa lameculos del jefe luego de su prolongada licencia.
Se acabó la paz (o al menos esta cosa relativamente parecida a la tranquilidad que me daba, al menos, el no compartir el espacio físico en el que me encuentro).
No saben lo feliz que me puse. Chocho estoy. Estoy tan contento que rompería todo y me iría al carajo.
Otra vez a soportar las escenitas preparadas, los histeriqueos infantiles y las vomitivas demostraciones de “excelente relación de trabajo” que estos dos paparulos se esmeran en representar para la gilada. Que suerte. Que lindo. Que divertido.
Ella no cambió nada, salvo el peinado. Podría explayarme en los detalles, pero me voy a abstener de hacerlo. No quiero ser malo. Es tentador, pero no.
El gusano está feliz. Se le nota. Se le nota mucho. Otra vez tiene a alguien dispuesta a escucharlo vanagloriarse de si mismo y a decirle todo que si. Se nota que lo estaba necesitando. Con ella ausente, las únicas personas que le hablaban (porque la verdad es que nadie lo traga, aunque no se lo demuestran abiertamente porque son todos cagones) eran dos viejas forras y fuleras y eso, obviamente, no era tan satisfactorio.
Pero ahora todo es como antes.
Ahora volvió su favorita. Su mano derecha. Su protegida. Y él está feliz.
Ella sigue tan molesta, arrastrada y patética como siempre.
Ni bien llegó, lo primero que hizo, luego de ir a hacerse la linda a la oficina de su amo por supuesto, fue poner su estúpida radio con esas músicas grasas latinas medio romanticonas insoportables. Y la pone fuerte. O sea, lo suficientemente fuerte como para que a mi, que estoy enfrente, me moleste.
Se ve que el tiempo de descanso hizo que se le adormeciera un poco el instinto de supervivencia y conservación, pobrecita. No se da cuenta de que es Enero, que yo todavía no salí de vacaciones, y que tengo las pelotas muy llenas y todos mis marcadores de los niveles de paciencia, tolerancia y serenidad en rojo.
En cualquier momento la ahorco con el cable del mouse.

En fin …

Hoy es un día así.

Recién empieza la semana, y todavía falta bastante para salir de vacaciones.

La puta que vale la pena estar vivo …

13 comentarios:

Viejex dijo...

Renegado, le sugiero busque en los artículos de Yoni un poco de sabiduría. Véalo de este modo: ella no tendrá vacaciones hasta dentro de un año. Usted las tiene ahí nomás. Simule conversaciones telefónicas con la Sra. Renegado sobre pasajes de avión, reservas de hotel, excursiones, etc. y disfrute de la envidia que despertará. En esas charlas, pídale por favor que baje la música, que no escucha bien porque su señora está en un celular...disfrute, mi viejo. Hágala reventar.

La Rubia dijo...

Hay algo turbio en la relación de esos dos. Si les sacás una foto los podes chantajear.
Por otro lado me tentaste a medir mi pila, pero no llega a los 3 cm (de papel finito).
Pero no conté los biblioratos, y todos sabemos que los biblioratos son gruesos y altos, aun sin nada dentro.

Shimmy dijo...

Mate a todos y alegue demencia temporal.
Esa es la actitud que todos queremos los lunes! Putos lunes para todos.

Adriana dijo...

Ahh q delicia es leerlo me he muerto de risa con eso del enema de tempera! ahh y mi pila papeles es de 8cm nada despreciables
Besos

Carugo dijo...

Renegado:
Ya sé que mal de muchos, pero en todos lados se cuecen o (cuesen? o quezen?) habas (o Abbas?)
Lo que le quiero decir es... ma qué sé yo...!!!
Ahórquela, nomás...
Sí, yo también tengo los niveles de tolerancia en cincuenta atmósferas.
Por suerte, el viernes empiezo las vacaciones.(otro se hará cargo de los diez centímetros de papel que están en mi escritorio).

Viajera.-* dijo...

Yo la pila ni la mido, la miro cada tanto y pienso "vamos que falta menos que antes"... No es época de trabajar, en enero debería prohibirse el laburo!
Te mando un besote, me gustó leerte :)

El Profe dijo...

Sí estimado, eres malo pero porque no describes el nuevo peinado de la mascota, a ver...¿Quedó como si un búfalo le hubiera agarrado a lengüetazos la cabeza? o tal vez como si un elefante hubiera resoplado en su mollera...sí, estoy viendo mucho Animal Planet. Un abrazo.

Renegado dijo...

Viejex: El problema es que esa estrategia no me funcionaría debido a que ella está al tanto de que yo no puedo irme de vacacones a ningún lado.
Sabría que es mentira.
Mejor antes de irme le formateo el rígido o algo así.

Rubia: No se. Yo no quiero ser mal pensado pero si, seguro.
Y para la foto solo estoy esperando una buena oportunidad, no para chantajearlos porque yo no soy esa clase de persona. Simplemente para mandarla por cadena de mail a todo el mundo y hacerles la vida miserable.

Shimmy: No me tiente. He pensado en eso mas veces de las que debería.

Adriana: Me alegro. Y eso que ando medio cansado.
8 cm es mucho. Yo que Ud. dejo la mitad para otro día.

Carugo: Que suerte, está en la recta final. Disfrute de estos días que también tienen su encanto.
Y si está seguro de que otro tendrá que cumplir con sus pendientes, agréguele unas cuantas cosas mas. Por maldad nomás. Es divertido.

Viajera: ¡Totalmente! Ya desde la semana que queda en el medio de las fiestas que no se debería trabajar. Yo quiero tres meses de vacaciones como cuando iba a la escuela.

Profe: No, no me tiente. No quiero decir que intentó hacerse flequillo como se usa ahora, pero como tiene cara de luna llena es una ridiculez porque le quedó medio corto y le queda como el culo.
No, no lo voy a decir porque después me siento mal.

Winter dijo...

Cuando llegué a la parte que dijo que había decidido no calentarse más, me preocupé. Pensé que algo grave le estaba pasando.
La tranquilidad de saber que todo está normal regresó cuando apareció en escena su yo conocido. En enero debería estar todo cerrado y todo el mundo tener vacaciones. Sería más equitativo y transformaría febrero es un caos armónico.

Sepa que sus escritos me hacen reír. Gracias!

Renegado dijo...

Winter: No se preocupe. Yo siempre voy a ser yo.
Eso si, este año me he propuesto mejorar mi carácter y no enojarme tanto por todo, así que quizás note algunos cambios.
No muchos. No se, capaz que en lugar de prender fuego todo, solo incendio los servers o cosas así, sencillitas.

No hay de que. Es un placer.

Anónimo dijo...

Yo también tengo una de esas!!!. No puedo decir hinchapelotas, porque yo no tengo, pero en fin....tengo un secretito que quisiera compartir con Ud., porque me cae bien.

Congélela!. Así es, buen hombre: Congélela bien congelada.

¿Cómo hace eso? Preguntará Ud.

Materiales: Un vasito con agua, un papel blanco, un lápiz y un buen refrigerador.

Instrucciones: escriba el nombre completo de la susodicha en el papel blanco y luego
meta el papel escrito dentro del vasito con agua. Coloque el vaso en el refrigerador, en la parte que congele, claro está y... voilá.

Hágame caso Sr. Renegado es un secreto que espero no comparta con nadie...y luego me cuenta cómo le va.

Clothe.

Renegado dijo...

Clothe: ¿Eso es de verdad o me está cachando? Mire que soy capaz de hacerlo de puro curioso nomás eh.
Pero dígame que va a pasar si lo hago ¿Voy a venir al otro día y la voy a encontrar congelada en su escritorio o algo así?

Bugman dijo...

Bueno, ahora sé por qué en la heladera de MIB estaba lleno de vasos
con hielo que tenían adentro un papelito con mi nombre. Y yo que creía que era un homenaje.

(Bugman, desde la clandestinidad)