jueves, 6 de septiembre de 2007

2 Críticas de cine 2: HAPPY HOUR DE TIROS

Tiempo estimado de lectura (me acordé): Un rato considerable. Pero si no sabe que hacer el fin de semana, por ahí esto le sirve. Deje de quejarse y empiece a leer.

Por los motivos que son ya de público conocimiento (Eso, claro, si son lectores habituales de este sitio. Y si no lo son, bueno, lo siento ... Lean los posts anteriores), estuve imposibilitado de concurrir al cine como hubiera querido, en la fecha correspondiente, para cumplir con mis clásicos rituales de estreno de películas que deseo mucho ver.
Por ese motivo, la primera de las críticas puede que sea un poco atemporal o extemporánea o, diciéndolo para que todos lo entiendan, sea al re pedo, ya que es un estreno de hace mas o menos un mes y recién pude ir a verla el sábado pasado.
Si hubiera sido otra película seguramente la pasaba por alto, pero por ser ésta, sinceramente, no podía dejar de comentarla.
La otra película, en cambio, se estrenó la semana pasada y la pude ir a ver el domingo, así que tan tan tarde no fue.
Debido a esto, a fin de economizar tiempo y espacio, y dado que son dos producciones del mismo género, aprovecharé y procederé a comentarlas a ambas en un solo post.
Espero que esto les parezca bien.
Y sino, ya saben … Mucho no me interesa …


DURO DE MATAR 4.0


Como tantas otras veces me costará ser del todo objetivo al comentar este film, ya que la saga protagonizada por el detective John McClane tiene un lugar de privilegio en mi ranking de películas favoritas de todos los tiempos (diría que está entre las primeras cinco), por lo que volver a verlo en la pantalla grande rompiendo absolutamente todo lo que se le pone enfrente, fue realmente una gran alegría y un enorme placer.
Desde aquella primera y espectacular entrega (que habré visto mas o menos veinte veces) en la que él solo prácticamente demuele el edificio Nakatomi para rescatar a su esposa de las manos de Hans Gruber (el mejor villano de toda la serie) y su grupo de terroristas, hasta esta última aventura, han pasado, aunque parezca mentira, casi 20 años (¡Por Dios! ¡Que viejo que estoy!), y cuando ya nadie lo creía posible, una vez mas John McClane irrumpe a los tiros para volarnos el bonete mientras se prende un faso y dice una frase ingeniosa, provocando el delirio de la tribuna que lo aclama e idolatra.
Como obviamente no se podía evitar argumentalmente este inevitable paso del tiempo, en esta oportunidad se ve a un McClane mucho mas maduro (por no decir medio jovato), ya definitivamente divorciado, y manteniendo una tensa y conflictiva relación con su ya crecidita (y por consiguiente bastante potable) hija Lucy.
Como siempre suele sucederle, así medio de rebote y sin que tenga ni la menor intención de intervenir, la cosa se le empezará a complicar de verdad cuando le asignan lo que se suponía sería un aburrido encargo de rutina, consistente en trasladar a un joven hacker hasta Washington, dado que el sofisticado Sistema Informático de Defensa de los EEUU sufre una infiltración, y todas las personas capaces de realizar tal hazaña deben ser inmediatamente detenidas e investigadas (viste como se ponen de loquitos los yanquis cuando les tocan el culo).
La cosa es que quien en realidad realizó el ataque, también está buscando a todos estos habilidosos nerds, pero no para investigarlos ni mucho menos para desafiarlos a un campeonato de Tetris, sino para hacerlos boleta uno por uno, ya que serían los únicos capaces de desbaratar su perfectamente medido plan, con el cual se pretende hacer colapsar todos los sistemas cibernéticos del país, dejándolo prácticamente en la prehistoria tecnológica.
Como no podía ser de otra manera, justo en el momento en que McClane encuentra al flaco para llevárselo, los delincuentes hacen su intento de liquidarlo, por lo que el viejo John debe impedirlo, siempre fiel a su estilo, haciendo mierda todo.
A partir de ese momento, su trabajo será el de mantener a salvo al muchacho este, que es muy inteligente, pero medio papafrita para esto de las cosas de hombres.
Mientras tanto, el "gran país del norte" se va cayendo a pedazos de a poco, sumiéndose en la confusión y el desconcierto a medida que los villanos le van apagando los sistemas de computadoras que les manejan casi todos los aspectos de su vida.
Ese sería, a grandes rasgos, el hilo argumental sobre el que se desarrolla esta excelente película de acción, aunque, en realidad, no deja de ser nada mas que una excusa.
Lo verdaderamente importante de todo esto, es el regreso a lo grande de uno de los personajes mas queridos del cine de los últimos tiempos como lo es el detective John McClane, en un verdadero derroche de tiros, explosiones y adrenalina.
Sustentado por un guión simple pero efectivo, el filme alterna escenas realmente espectaculares con acertados y bien logrados toques de humor, logrando así mantener ritmo que se disfruta de principio a fin.
Obviamente que quien espere encontrarse con un realismo contundente va a salir del cine algo decepcionado y a las puteadas, ya que McClane, con sus buenos años encima, es capaz de arrojarse de un avión caza en movimiento, o caer desde varios metros de altura golpeándose contra todo en el trayecto, y al final ponerse de pie, sacudirse el polvo, recargar su arma y seguir matando con admirable precisión a cuanto villano se le cruce; pero bueno, al fin y al cabo la película se titula "Duro de matar" y hay que hacerle honor a ese nombre (Imagínense que se llame así y a la primera caída o el primer tiro el tipo se muera. Sería ridículo…).
Las actuaciones son destacables, especialmente la de Bruce Willis (a quien se lo ve en un estado físico realmente envidiable a pesar de sus 52 pirulos) quien magistralmente vuelve a dar vida al detective McClane, mostrándose aún en perfectas condiciones para encarnar a este personaje con la credibilidad y la decencia necesaria. (En palabras de mi esposa: "¡¡Que bien que está ese viejo!!" mordiéndose el labio inferior).
En el papel del joven hacker Matthew Farrell está Justin Long (tal vez lo recuerden en películas como "Jeppers Creppers" y "Dodgeball") quien realizó un muy buen trabajo y, contrariamente a lo que suele suceder con estos personajes que hacen de "contrapeso" del protagonista, no resultó tan molesto como para que uno deseara que lo terminaran liquidando de una maldita vez.
Como el villano principal, Thomas Gabriel, encontramos a Timothy Olyphant, un flaco con cara de crispado que pareciera como que se esmeró demasiado en parecer muy muy malvado, tanto, que a veces no le salió.
Como su fiel y mortal secuaz (y además filito) Mai Lihn, la atractiva Maggie Q (pobre piba, no le alcanzó ni para el apellido) quien realiza una escena de pelea con McClane realmente fantástica.
Por último, cabe mencionar también a Mary Elizabeth Winstead en el rol de Lucy McClane, no porque haya sido muy destacable su actuación, sino porque está bastante buena y se la banca.
El resto del reparto, si les interesa, lo podrán ver al finalizar la película, cuando pasan los títulos (Hay muchos otros actores y como mil extras, y nombrarlos a todos me llevaría todo el día).
La película fue dirigida por Len Wiseman quien ha sido realizador también de "Inframundo" e "Inframundo: Evolución", películas que no estuvieron nada mal, pero que por la realización de esta película y de esta forma, hoy puede considerar que ha progresado y se merece un fuerte aplauso.

Calificación: 4 Renegados y medio al grito de ¡¡Yipie kay yaay motherfuckers!! (Muuuy muy buena. Mucha acción, humor, golpes, tiros, choques, explosiones, frases heroicas, y todo lo que se espera de una buena película de acción. Totalmente recomendable.)

Recomendación: Si Ud. gusta del cine de acción de verdad, vaya. No se la pierda (Pero apúrese, no sea mamerto, mire que esta crítica la hice tarde).
Si a Ud. no le gusta el cine de acción y las cosas así muy de hombres, bueno, no vaya. Busque por ahí, que seguro están dando también alguna peliculita romántica o histórica de esas que tanto disfrutan a las viejas y los merengues como Ud..
Si Ud. es de esos idiotas que ante cada proeza del protagonista exclama "¡¡Uuuhh Pero que bolazo!! ¿Y no se hace nada? ¡¡Andaaa!!" no vaya, porque se puede llegar a ligar una patada en las muelas por molesto.
Si Ud. se cree un macho re pulenta que se las banca todas, vaya y observe como John McClane lo avergüenza, le demuestra lo equivocado que está, y lo hace terminar sintiéndose un mariquita pusilánime que no sirve para nada.

Pedido a quien corresponda: ¡¡Que haya otra!! ¡¡Dale, copate Bruce!! ¡¡U-na mas y no jodemos mas!! ¡¡U-na mas y no jodemos mas!!




BOURNE: EL ULTIMATUM


Debo confesar que la primera vez que escuche que Matt Damon iba a hacer una película de acción encarnando a un espía, me reí, y seguramente debo haber hecho algunos comentarios irónicos y degradantes, ya que no lo veía ni por asomo al pibe este dando la talla para hacer algo mas o menos creíble.
Claro que después de ver la primera entrega, "Bourne: Identidad desconocida", me tuve que tragar olímpicamente todos esos comentarios, quedando como un reverendo hablador al pedo, y aprendiendo que prejuzgar algo sin conocimiento previo no está bien (y menos frente a otras personas que luego se mofarán de tu error y te lo recordarán en cada oportunidad que tengan).
Si bien como personaje no llega a tener el carisma y la mística icónica de otros (Como por ejemplooo.... que se yo .... John McClane … Si, soy fanático ¿Y que?) hay que reconocer que en lo estrictamente referente a la calidad de las películas, las de la saga de Bourne son, creo, de las mejores y, hasta cierto punto, las mas originales en su género.
Todas están excelentemente realizadas, con un manejo de cámaras vertiginoso pero visualmente impecable, escenas intensas, dinámicas, y filmadas manera que hace que uno prácticamente se sienta, por momentos, formando parte de la acción.
La historia gira en torno a la vida de Jason Bourne, un agente sin memoria (o sea anmésico … No es que se olvida de las cosas como si fuera arterioesclerótico eh …), experto en casi todo (pelea, maneja armas, conduce todo tipo de vehículos, lava, plancha, cocina, teje, borda, abre la puerta para ir a jugar y demás) que sabe que en el pasado ha cometido asesinatos por encargo (aparentemente por la patria) y que un buen día decide dejar de hacerlo para empezar a investigar a ver quien carajo era en realidad, y por qué andaba por ahí matando gente (se ve que se sintió mal y le dio cosa).
La cuestión es que sus superiores no se pusieron muy felices al enterarse de que este muchacho se había dado de baja solo y encima sin preaviso, y re calientes ahí nomás, directamente, lo mandan a liquidar. O sea, nada de pedirle explicaciones, ni mandarle cartas documento intimándolo a que aclare su situación laboral. Lo mandan a matar bien muerto, y listo el pollo.
Sin embargo se encuentran con que el tipo es tan, pero tan bueno en todo, que no pueden ni siquiera acercársele, porque él siempre esta un paso delante de ellos, haciéndolos quedar como unos inútiles mamertos.
Incluso a veces les deja cartelitos pegados en los que se puede leer la palabra "¡¡Ooooooooollleeeeeeee!!" o a veces "¡¡¡Chiiiiiiiiiiiivaaaaaaaa!!".
De esta manera se viene desarrollando la trama de esta historia desde sus comienzos.
En esta tercera, y aparentemente última entrega (aunque yo apostaría a que no), finalmente Jason Bourne siente que ya tiene las pelotas llenas, por lo que decide terminar de una vez por todas con los que lo persiguen, con los que lo "crearon", con cualquiera que lo mire feo y, en el medio, intentar encontrar las respuestas a todas esas preguntas que tanto lo atormentan acerca de su turbio y misterioso pasado.
Como siempre, la Agencia continúa dispuesta a utilizar todos sus recursos para impedirle lograr sus objetivos y eliminarlo de una vez y para siempre, y para ello emplea ahora a una nueva generación de asesinos entrenados, cuyas habilidades son comparables a las del mismísimo Bourne.
Argumentalmente la película mantiene una cierta complejidad en cuanto al seguimiento de la historia, y si uno no vio las dos anteriores, seguramente se va a quedar colgado en mas de un detalle (De ser así, lo que se debe hacer es joderse en silencio. De ninguna manera andar haciendo preguntas durante la función. Se espera a que termine, se mira las dos primeras en DVD en su casa, y luego se procede a rearmar mentalmente la historia completa hasta decir "Aaahhhhhh, eso era…" con cara de haber descubierto la pólvora).
Mas allá de eso, el verdadero atractivo en este filme son sus vertiginosas escenas de acción, tanto sean éstas de persecución en vehículos, a pie, o de combates cuerpo a cuerpo (la escena de la pelea en Marruecos con el otro asesino es fantástica).
Realmente están muy bien logradas gracias a que, en determinados momentos, la cámara no solo se limita a registrar lo que está sucediendo, sino que directamente forma parte de ello.
Esto, sumado al realismo y el cuidado estricto con que se ha realizado cada toma, hacen de estos momentos una experiencia casi vivencial que mantiene al espectador en el borde del asiento, con la sensación de que en cualquier momento se come un bife o se lo lleva puesto un auto.
Si bien el guión presenta por momentos algunos leves altibajos, esto no provoca que el interés llegue a decaer, ni que se corte el ambiente de tensión que prevalece durante toda la película.
En cuanto a las actuaciones obviamente hay que destacar el impecable trabajo de composición de Matt Damon, quien logra transformarse plenamente en Jason Bourne, mostrando una gran ductilidad que hace que pueda pasar de un parlamento dramático a una violenta pelea con la misma credibilidad y sin despeinarse el flequillo.
Lo acompañan la bella Julia Stiles como Nicky Parsons, Joan Allen como una reivindicada Pamela Landy, David Strathairn como el perseverante Noah Vosen y otros (que como en la crítica anterior, si quieren saber quienes son deberán verlo cuando pasen los títulos al final de la película, porque son muchos y tienen nombre difíciles).
La cinta fue dirigida fantásticamente por Paul Greengrass, que fue también el director de la segunda parte de la serie, y es a quien de le debe agradecer esa manera tan intensa de disponer y manejar las cámaras, que hace que uno se la pase esquivando golpes en la butaca como un papanatas.

Calificación: 4 Renegados (Muy buena. Acción ininterrumpida, violencia, espectaculares persecuciones, grandes escenarios, impecable elenco, y mucha adrenalina. Un excelente final de esta trilogía (si es que es el final). Para no perdérsela).

Recomendación: Si a Ud. le gusta el cine de acción, vaya. No se la pierda, que la va a disfrutar (Si, ya se que le dije lo mismo en la otra crítica, pero bueno, por las dudas de que se haya perdido la otra le recomiendo ésta (¡Eessssta le recomiendo!)).
Si Ud. es el mismo al que no le gustó la película anterior, y prefirió ir a ver esas películas para viejas, no vaya. Esta película también puede que le resulte muy violenta y lo haga llorar del susto.
Si Ud. no vio las dos anteriores, ni se le ocurra venir a molestar a ver esta. Se lo repito por si no le quedó claro cuando lo expliqué antes.
Si Ud. vió "Duro de Matar" y se asombró de que a John McClane le pasara de todo y siguiera vivo y caminando, vaya a ver esta película porque este pibe parece que se alimenta de lo mismo y va al mismo gimnasio que aquel.

11 comentarios:

Faby dijo...

SR RENEGADO SIIII!!!! (no se nota pero estoy de pie!) me sumo al pedido de otra "Duro de matar", donde hay q firmar???
Yo la vi (x fin) y sencillamente es fantastica! yo q Ud se quedó corto con la calificacion (le faltó ese medio renegado más, amo a Willis en la piel de John
McLane y ver esta 4ta. entrega me fascino :D
A la otra peli la tengo pendiente, posiblemente este fin de semana q viajo y a donde voy HAY CINE!! HOO SIIII!!!
Ví la 1 y me gusto mucho mucho, me falta la 2, entenderé la 3?? pero con su recomendacion me basta...
Besotes :)

El profe dijo...

Lo mejor de estas dos películas, son tus apostillas y las recomendaciones; si hasta dan ganas de volver a verlas, por nada más. ¿No te parece que Damon con ese gesto, entre furibundo y meditativo, es un digno sucesor del gran Bruce? Con un poco de tiempo y práctica me parece que lo conseguirá.Saludos.

Histérica dijo...

A la hora de estudiar, no se por qué carajo será, siempre encuentro su blog actualizado con post muy largos así, de esos que ocupan mucho de mi tiempo y me quietan las pocas ganas que tenía de hacer lo que debia.
No vi ninguna de las 2 películas pero las voy a tener en cuenta =)
Saludos.

Renegado dijo...

Faby: ¡¡¡Por fin pudo ir al cine!!! Me alegro mucho, de verdad. Y mas todavía porque haya sido con este peliculón.
En cuanto a la de Bourne, yo le recomendaría enfáticamente que trate de ver la segunda parte antes de ir a ver la tecera película.
Es un consejito nomás.
Besos.

Profe: Gracias. Ud. siempre tan generoso con sus comentarios.
Sabe que cuando vi "El Utimatum de Bourne" un día después de haber visto "Duro de Matar", también pensé en eso de la sucesión.
Sin embargo, en mi opinión, Bruce Willis tiene algo que a Matt Damon todavía le falta: carisma.
El muchacho es un gran actor, pero no llega a transmitir ese "algo" que consigue transmitir Willis en la piel de McClane.
Veremos si, como dice Ud., con el tiempo lo consigue.
Saludos.

Histérica: ¡¿¿O sea que el responsable de que no estudies y te pongas vaga soy yo??! Mirá vos.
No puedo cargar con eso en mi conciencia, así que empezaré a pensar seriemente en cerrar el blog para beneficio de la juventud argentina.
¡¡Y nada de ver películas hasta que haya estudiado lo que debe señorita!!
¡¡Vaya a su habitación y estudie!!
Un beso y un tirón de orejas por vagoneta.

Histérica dijo...

Jajaaja jamás, si ud cierra el blog me voy a sentir mal por ser una más de la "juventud perdida" que se engancha con cualquier cosa antes de concretar lo que tiene que hacer. por ende, tampoco voy a poder estudiar porque la culpa no me lo va a permitir y tendre que buscar otro blog para echarle la culpa xD.
Saludos ^^
p/d: el tirón de orejas estuvo de más ¬¬ jajajaj

Renegado dijo...

Histérica: Me parece que cualquier excusa te viene bien con tal de no estudiar.
¡¡Vaya y agarre los libros caramba!!
Peeero che ... que cosa, esta juventud rebelde...
Besos.
P.D.: Agradecé que fue tirón de orejas y no chas chas en la cola :P

Calíope dijo...

No vi ninguna de la saga Bourne aunque nunca tuve dudas de la capacidad actoral de Damon. Donde me dejó absolutamente enamorada fue en The Departed donde el pendejo es impecable. La de Willis no pude verla por incapacidades monetarias pero son una acérrima seguidora (salvo de la 3 que me pareció medio pedorra, la vi por Jeremy Irons nomás jeje)

Impecable reseña, no pude dejar de envidiarlo (con respeto, eh, con respeto)

besitos

Renegado dijo...

Calíope: A ver si empezamos a ahorrar y nos ponemos al día con estas películas eh.
Le recomiendo que, al menos, no se pierda de ver el regreso de McClane en pantalla grande, porque después se va a arrepentir.
Yo le avisé.
Besos.

Todos Gronchos dijo...

Muy buenas recomendaciones.

¡Aguante el Nakatomi Buillding!

Renegado dijo...

Groncho: Gracias. Un gusto verlo por acá.
Saludos.

Mantis dijo...

Sinser un perito de armas, puedo decirle que la de Bourne comete uno de los errores más villanos que puede haber. En determinada escena, Bourne apunta con una pistola, se produce una sucesión de flashbacks, y cuando la cámar avuelve a tomarlo (o se regresa al presente, digamos) el arma cambió. No recuerdo si era una Glock al principio y una Sig Sauer al final, o viceversa.

Saludos. Hans Kruger forever.