lunes, 5 de enero de 2009

Y ahi vamos otra vez...

Bueno, ya está.
Ya se terminaron las benditas fiestas y es hora de volver a la dolorosa rutina de nuestras infelices vidas.
Se acabó el tener que andar pensando en comprar regalos, el permitirse atiborrarse de cualquier cosa en abundantes comilonas sin sentir remordimiento, el beber como si fuera la última vez, el saludar afectuosamente a parientes y conocidos que nunca vemos, y el aparentar ser tan buenas personas que a todo el que se nos cruza le deseamos "Felicidades".
Ahora ya todo vuelve a la normalidad y, al menos, uno vuelve de a poco a ser quien fue hasta mas o menos el 20 de Diciembre del año pasado.
Sin embargo, y disculpen si les escupo el asado, pero esto aún no termina.
Todavía falta algo por atravesar.
Queda una última batalla que librar, antes de dar por finalizada definitivamente la época fiesteril.
Me estoy refiriendo, por supuesto, al reconocido y temido S.P.F. o "Síndrome Post-Fiestas", un verdadero flagelo causante de mas muertes por suicidio que las fiestas mismas.
Por si no están enterados de su existencia, permítanmen que los ilustre.
El S.P.F. es un "algo" (disculpen si uso un lenguaje muy técnico) que suele manifestarse con mayor intensidad en los días posteriores a la finalización de las fiestas, fundamentalmente en ciertos momentos puntuales como por ejemplo en aquellos durante los cuales uno va tomando conciencia de que todo vuelve a empezar, que no cambió nada, y que su vida apesta.
Podría definirse básicamente como una especie de sensación mental residual, mezcla de depresión, melancolía, bronca y dolor de panza, que provoca una necesidad casi inconsciente de retrotraerse al ambiente vivido durante aquellos días festivos, en contraposición con el momento actual, que suele ser muy patético.
Es "eso" (sigo con el lenguaje técnico. Disculpen) que nos impide abandonar del todo lo vivido durante las fiestas y nos remite constantemente a ellas, como un sabroso eructo que nos recuerda ese plato delicioso que comimos hace rato.
Es una "cosa" (Uy, perdón, otra vez. Es que me traiciona mi intelectualidad) que mucho mucho no se entiende, pero que está ahí, y que nos hace sentir bastante miserables.
Lamentablemente, la ciencia hoy no cuenta con un tratamiento eficaz para combatir este azote y todos, en mayor o menor medida, podemos vernos afectados por el síndrome, incluso aquellas personas a las cuales las fiestas no las enloquecen ni las emocionan (Gente así medio mal llevada y un poco amargada, pero no por eso menos encantadora, tipo, no se … yo), y en cualquier momento podemos sucumbir ante sus síntomas (Angustia, sensación de que después de todo las fiestas no son tan malas, ganas de mandar todo al carajo, síndrome de abstinencia de feriados, sueño alterado, baja autoestima por verse tan gordo, odio irracional al volver al trabajo, prurito, mareos, cefaleas, retorcijones de estómago, ganas de llorar por ser pobre y tener que trabajar para vivir, mareos, cefaleas, repetición de cosas que ya se escribieron, acné y, eventualmente, asesinato, suicidio, o ambas en cualquier orden).
Cabe destacar que, si bien el S.P.F. afecta a la mayoría de la población medianamente sana, es mucho mas peligroso (casi mortal si no se trata a tiempo) en aquellas personas que ya en estos días cuentan con la certeza absoluta de que, por otro año mas, no tendrán la fortuna de poder gozar de unas relajantes vacaciones en un futuro próximo, casos estos que pueden detectarse fácilmente por la aparición de unos síntomas muy característicos como ser el "Deseo ferviente de que llueva a cántaros en toda la costa y lugares turísticos" y "Deseos de rompedura de piernas y diarreas varias dirigidos a todos aquellos que inmerecidamente si puedan irse de vacaciones y la puta que los parió".
Según los últimos estudios realizados en la Universidad de Sarassasasasa, la única solución eficaz conocida hasta el momento para el S.P.F. es la paciencia, dado que el síndrome disminuye la intensidad de sus brotes conforme pasan los días y la persona asume que todo es pasajero y que la vida continúa.
Así que, si por casualidad durante estos días se estuvieron sintiendo medio raros y no sabían a que atribuírselo, quedensé tranquilos que no es que se intoxicaron con lechón, o les pegaron mal esas cositas raras que fumaron. Simplemente es el S.P.F. y, con suerte, en unas semanas se termina.

Por eso ¡¡A no desesperarse y a ponerle onda a la cosa!!

¡¡Arranquemos con todo!! ¡¡Vamos!! ¡¡Con ganas!! ¡¡Con fuerza y optimismo!!

¡¡¡Vamos que esto recién empieza!!!

¡¡Vamos con todo!!


Bueno …. Ustedes …. Yo todavía tengo fiaca …



P.D.: Recuerden que en el día de mañana, SI O SI, se debe desarmar el arbolito.
De no hacerlo su hogar será maldecido con alguna de las siete plagas del Apocalicse. En serio. Lo dice la Biblia.
También ya a partir de mañana sería buenos que todo el mundo empiece a retirar los adornos, las lucecitas y los motivos navideños de las casas, jardines, vidrieras, plazas, y lugares públicos, porque no hay nada mas deprimente que seguir viendo todo eso puesto día tras día aún cuando la Navidad ya pasó hace rato. ¡¡Asuman que ya terminó todo por el amor de Dios!!. Gracias.

11 comentarios:

El Profe dijo...

Cierto. El S.P.F. es mortal..mente "pedorro", más para los que se comen hasta la última miguita de pan dulce y se beben hasta el agua de los floreros sólo porque es "fin de año" ¡Parece que no conocieran otras "fiestas" che! Lo mismo que esas "escapadas" a la costa que quieren emular a una temporada en Aruba ¡Brásevisto! mejor es ir a la fuente del parque, más sano y más al alcance de las posibilidades...Saludos.

The Bug dijo...

Pucha, no sabe como lo envidio.
Por culpa de mi partenidad a mi todavía me queda "Reyes"

diosita dijo...

Uuuh, Renegau...! lo que me espera en otoño, qué lo parió..! Nada, es que la Fiesta de Fin de Año siempre me dura hasta Abril, por eso mejor me voy a la playa ya mismito..!!
Una palmadita en el hombro...y cuando llueva en la villa, le rajaré la mejor de mis memorias..!

Jazmin dijo...

hay cosas peores que el S.P.F. como aaaa no puedo pensar en otro.

Renegado dijo...

Profe: Nunca le encontré la gracia a esas "escapadas" a la costa. Me da la sensación de que para cuando te acostumbrás y empezás a disfrutar, ya te tenés que volver y es muy deprimente.

The Bug: Bueno, no se crea que yo zafo de Reyes. Tengo un sobrino.
Además ayer encontré una cartita sobre la mesa que decía: "Queridos Reyes: quiero un par de zapatos divinos que vi el otro día. El sábado vamos a que me los regalen. Firmado: Tu esposa".

Diosita: ¡Ay pero que bueno que se vaya a la playa! ¡Ojalá la pase lindo y haya mucho mucho sol! Cuando yo esté tirado en mi sofá sufriendo 45ºC de sensación térmica, me voy a acordar de Ud. con mucho cariño.

Jazmín: Bueno, están el S.F.V. (Síndrome de Fin de Vacaciones") y el terrible S.V.T. (Síndrome de Vuelta al Trabajo). Genralmente se sufren en conjunto y sus consecuencias pueden ser desastrosas en algunas personas.

Zoquett dijo...

Humm a mi no me atacó mucho, lo que sí es que ahora vuelve todo a ser igual de aburrido. Nada que unas buenas dosis de películas, animeses varios (Cuando no hay que laburar, obviamente) y salidas no puedan hacer mejorar.
De todos modos siii...esas escapadas, ¡encima a la costa! Come on, escaparse a "descansar" a Mar del Plata por ejemplo tiene que ser una broma. ¿Dónde se descansa en una ciudad donde hay que caminar dos kilómetros para llegar al mar por la cantidad de gente?. Nunca entendí la manía de la gente de decir que se va a descansar a esos centros turísticos atestados.
A los que sí envidiaría son a esos mentecatos de la lista del MSN que cuando conectan tienen "Sarasa - En Madrid", "Pirulito - En Italia"..."Tal - En Israel" (Los tres verídicos). Malditos cerdos envidiados capitalistas.

Bugman dijo...

Yo le dije a mis sobrinitos que era profundamente republicano, y por eso no podía apoyar a los Reyes. Ellos me contestaron que más que republicano era amarrete.
La culpa la tiene el Internet.

Renegado dijo...

Zoqueta: Yo podría descansar en cualquier centro turístico, pero si voy como mínimo dos semanas. Menos tiempo es al gas, porque me la pasaría rezongando y volvería mas cansado de lo que llegué.
Y en mi MSN no tengo a nadie para envidiar. No llego a diez contactos y la mitad son familiares.

Bugman: Es que los mocosos vienen muy insolentes hoy en día. Yo creo que por haberle dicho eso y haberle faltado el respeto al tío, esos infantes ya nunca mas deben ser merecedores de obsequios.
Haciéndose el ofendido se ahorra mucho.

piscuiza dijo...

Yo no me emocioné por demás con las fiestas ni sentí el SPF una vez que estas pasaron.
Pero permítame decirle que el final de su post con hurras, vivas y arengas positivistas en demasía, despertaron en mí unas ganas espantosas de patear un adoquín o estrujarle el cogote. No tenía ninguna necesidad de una arenga tan espantosa,
Saludos

AAF dijo...

Estimado Renegado:

En mi caso, pasé las Fiestas junto a la inequívoca tranquilidad del reputado Dr. Lemon (no Jack).

Un verdadero hallazgo científico en las estanterías prochinas. Se lo recomiendo por una cuestión de salud psicofísica macrobiótica.

Que tenga usted un año maravilloso! (por menos, ni siquiera le escribo)

Saludos festilindos!

Renegado dijo...

Piscuiza: Bueno, ya se que la motivación personal no es lo mío, pero tampoco es para que se ponga así.
Si no le quiere poner onda, no le ponga (Y después dicen que el asqueroso soy yo .... Pssst).

A.A.F.: Aahhhh el querido Dr. Lemon! Que gran invento. Solía amenizar las tardecitas de verano en su compañía. Buena manera de comenzar el año.
Espero tenga tambien Ud. un año maravilloso.
Saludos 09.