miércoles, 13 de diciembre de 2006

Pásenla lindo !!

Hoy es el clásico Almuerzo de fin de Año de mi trabajo.
Todos los años anteriores, este "gran" festejo se llevó a cabo en una de las dependencias de "La Institución" que cuenta con un salón lo suficientemente amplio como para meter a todos los empleados, directivos, representantes de las delegaciones del interior del país, invitados VIP, invitados de compromiso, y demás colados muertos de hambre que aparecen siempre que pinta algo para comer y chupar de arriba.
El servicio de catering siempre era contratado y bastante pedorro; la música siempre fue de cuarta y grasosamente bailable; y el ambiente, a poco del comienzo del ágape, se tornaba incómodo, pesado, irrespirable debido al asqueroso humo de los cigarrillos, superpoblado de gente que destila ordinariez y que, además, siempre terminaba vergonzosamente mamada, haciendo el ridículo, y tirándose puñales por la espalda porque no se soportan entre si.
Claro, todos los años anteriores, yo, como leal empleado, me vi forzado a asistir a esta decadente bacanal subdesarrollada, y si bien podía disfrutar de comer como un refugiado somalí y beber cual inmundo borracho, a las dos horitas, ya no soportaba nada y a nadie y deseaba huir de allí sin demoras, cosa que hacía, mas o menos, cinco minutos después del brindis y del inentendible discurso de nuestro benemérito Presidente.
La cuestión es que este año, yo, directamente, no puedo asistir a la partuza por la misma chota causa que me arruina muchas otras en la vida.
No me molestó demasiado, ya que como expliqué antes, la festichola no es de un nivel que me provoque lamentar la inasistencia.
Pero claro, como no podía ser de otra manera y para cerrar un verdadero año de mierda con un hermoso broche de oro, este año decidieron que a la fiesta LA VAN A HACER BIEN.
Este año, cuando yo no puedo ir (lo repito para que quede claro), contrataron un restaurante de primerísimo nivel en una de las zonas mas cool de Buenos Aires.
Un restaurante donde se encuentran todo tipo de platos de altísima calidad, preparados por cheffs verdaderos, de esos con sombrero largo y todo; un restaurante donde te atienden mozos educados y entrenados que no te tiran las cosas encima; un restaurante donde asiste gente bien, que no grita, no fuma y come con la boca cerrada; un restaurante donde habrá canilla libre de la más exquisita variedad de bebidas de todo tipo, marca, sabor y graduación alcohólica existente en el mercado.
En síntesis, ESTE AÑO, la fiesta es DE PRIMERA.
Y, reitero, yo no puedo ir.
Si fuera alguien malo y resentido, en este mismísimo momento estaría deseando con todas mis fuerzas que todos estos hijos de re mil putas que van a ir y van a disfrutar inmerecidamente como cerdos asquerosos, terminen con una intoxicación masiva que les provoque semanas enteras de diarreas incontenibles, vómitos incontrolables, fiebre, urticaria, retorcijones estomacales, caída de cabello, celulitis, pie de atleta, tos convulsa, acné, pérdida del conocimiento, cefalea y, en casos excepcionales, la muerte.
Pero no soy así, no soy una persona resentida. Para nada. No me afecta el no poder ir a la mejor fiesta que esta Institución haya realizado jamás, y que probablemente no vuelva a repetir. No me genera el más remoto sentimiento de odio salvaje el hecho de que mis queridos compañeros de trabajo, muchos de cuales son unos reverendos soretes que no se merecen ni estar respirando, tengan la fortuna de disfrutar de este acontecimiento único.
No. Para nada.
Es más. Les deseo a todos, desde lo mas profundo de mi alma, que la pasen bien, que disfruten, que se diviertan y que todo salga a las mil maravillas.
En serio…

De onda…

Porque soy bueno…

Salud y Felicidades!!

(No!! Mentira!! En realidad deseo que les agarre una cagadera que los tenga abonados al inodoro por días enteros hijos de puta!!! Ojalá todo lo que coman les haga mal, y lo que tomen les haga peor, y además que se lo vuelquen y se manchen toda la ropa esa de salir que se ponen!!! Y además ojalá que los echen a patadas en el orto de ese lugar por ser negros y ordinarios, y terminen comiendo choripanes quemados en un carrito de la costanera mientras se larga un chaparrón con caída de granizo que les parta la cabeza!!!!)


(Si!! Soy malo y rencoroso!! ¿Y?)

1 comentario:

El Profe dijo...

Mira cuando vengo a comentar...casi un año despues, ya sé que no leerás esto pero necesito expresarlo:¡¡MUY BUENO!! un cago total de risa...