martes, 13 de marzo de 2007

Martes 13 II

Otra vez es Martes 13. Como aparentemente no era suficiente con tener UN día de mala suerte en el año, alguna divinidad se sintió generosa y nos enchufó tres.
Tres martes treces en un año. Hubo uno el mes pasado, hay otro hoy, y hay otro mas en Noviembre.
O sea, si no nos pasó nada el mes pasado, quiere decir que la desgracia nos puede estar esperando hoy, a la vuelta de la esquina, en cualquier momento, lista para convertirnos en sus víctimas y reírse en nuestras caras mientras lloramos y suplicamos por piedad como unas vulgares mariquitas.
Y, aún así, si hoy de puro culo la evitamos nuevamente y terminamos el día ilesos, ¡cuidado!, porque seguramente en Noviembre somos boleta. La desgracia es rencorosa y vengativa, va a estar enojada, y encima tuvo ocho largos meses para planear cuidadosamente una emboscada infalible que nos arrastre sin misericordia a los lúgubres abismos de su seno, ofendida en su orgullo por habernos escapado estas dos veces.
No es que yo sea mal agüero ni mala onda, pero es así.
En Noviembre, probablemente todos vamos a morir … o al menos vamos a tener un día de mierda de aquellos, no sé; pero lo que es seguro es que algo nos va a pasar. Inevitablemente.
Esto tiene que ser así, porque de lo contrario sería una pésima publicidad para el Martes 13, una de las supersticiones mas populares y con mas trayectoria de la historia.
Tengamos en cuenta que si con tres oportunidades en un año no se lleva por lo menos a un cuarto de la humanidad, y le caga la vida a otro tanto, sería una verdadera vergüenza (y además un incumplimiento laboral ya que ese es su trabajo).
Se convertiría así en la burla de sus compañeras supersticiones promotoras de la mala suerte. Quedaría tristemente rankeado por debajo de romper un espejo, e incluso por debajo de pasar por abajo de una escalera. Sería un bochorno.
Se reirían en su cara, le pondrían sobrenombres hirientes, le mandarían a poner pasacalles con la leyenda "El Martes 13 no tiene aguante", lo dejarían de lado; y así el Martes 13, que alguna vez fue tratado con respeto y temor, puede llegar a convertirse en el gordito gil de la clase.
Por eso es que sospecho que, a fin de salvaguardar su buen nombre y honor, y conservar intacta su credibilidad, este Martes 13 va a ser peor que el del mes pasado, y el de Noviembre va a ser muchísimo peor que estos dos juntos.
Bien, luego de estas alentadoras noticias como para empezar el día con todas las ganas y la mejor energía, pasemos directamente y sin escalas al tema que nos compete.
La historia del origen de la superstición del Martes 13 ya la he contado (aquí) y lamentablemente no puedo robar de nuevo con eso, así que hoy, continuando con estos ciclos intitulados "Desasnando al leyente medio burro", procederé a explanifisiar los orígenes de las distintas "cábalas" que tradicionalmente se utilizan para alejar la mala suerte, tema que adquiere especial relevancia dado que, como ya dije antes, quizás hoy o tal vez en Noviembre todos podemos llegar a morir de una manera horrible y repentina.
He aquí algunas cosas que pueden ser de utilidad (o no … no me hago responsable):

Cruzar los dedos

Este gesto se realiza colocando el dedo mayor sobre el dedo índice (de la misma mano, no sea nabo por favor), y se realiza en ocasión de formular un deseo ("como me gustaría curtirme a esa minita"), cuando se dice una mentira ("no mi amor, te juro que no duele") o cuando se está ante un peligro ("por favor Don Cosme, baje esa escopeta que yo a su hija no la toqué").
Se dice que esto evoca la forma de una cruz, para conjurar la mala suerte y alejar los maleficios (aunque viéndolo bien, hay que tener mucha imaginación para verle forma de cruz a eso, a mi me resulta mas similar a una cadena de ADN, pero bueno, mis dedos son medio chuecos).
A este gesto, además, se le conoce popularmente como "pido gancho el que me toca es un chancho" y se lo utiliza para forzar una pausa en juegos muy modernos como la mancha venenosa, la mancha congelada y el poliladron.

La pata de conejo

En realidad, en sus orígenes la pata que se utilizaba no era de conejo sino de liebre (que viene a ser mas o menos lo mismo … la liebre es un conejo callejero).
La creencia de que llevar una pata de conejo encima trae suerte, nos viene de las regiones medievales de Europa, donde se decía que las brujas se convertían en liebres para tomarse la leche de las mujeres que habían dado a luz hace poco. (¿O_o?).
¿Lo qué? A ver… vamos por partes.
La cosa es así: en la antigüedad y por esas regiones, la gente vivía con los animales adentro de la casa por esto de que no tenían caloventores ni tiros balanceados y en invierno se recagaban de frío. Algunos tratados de la época, mencionan que las mujeres embarazadas y en períodos de lactancia, se sentaban en un rincón de la casa, agarraban una liebre y se la ponían a upa para calentarse. A cambio, las dejaban que le tomaran un poco de leche (directamente de sus tetas obvio). Eran unas mugrientas.
Los hombres de la casa hacían también algo parecido con las ovejitas o las chivas, pero eso es otra historia.
En fin, sabiendo esto, las brujas, para ahorrarse el viaje al super a comprar el saché de leche, se convertían en liebre y, haciéndose las boludas, se metían en las casas donde había minas lactoreando con el fin de mamar de garrón. O sea, se ve que además de ser muy amarretas, las brujas tenían una fuerte inclinación lésbica.
"¿Qué cuernos tiene que ver todo esto con la buena suerte?" Se estarán preguntando ustedes aburridos como una ostra.
"No tengo ni la mas puta idea", les respondo yo, ya que en realidad lo de que la pata de conejo (o liebre) trae suerte, es porque antes se creía que sus huesos curaban la gota, el reumatismo y los calambres.
En fin … sigamos …

Levantarse con el pie derecho

Se dice que para que el día empiece bien, hay que apoyar primero el pie derecho cuando uno sale de la cama (medio difícil si uno duerme del lado izquierdo).
Esto puede tener su origen en los pescadores del siglo equis palito equis, quienes por nada del mundo se subían a un barco por babor (por la izquierda), vaya uno a saber por qué. Es mas, cuando el barco estaba estacionado sobre la izquierda, los tipos se tiraban a agua, nadaban dando toda la vuelta y se subían por el otro lado.
Esto se debía a que en esa época todo lo relacionado con la izquierda era antinatural, dado que la mayoría de las personas eran diestras.
Y hay mas; en la Biblia dice que a la derecha está el Paraíso (allá, a la derecha … no, no, más allá … al fondo a la derecha) y también que a la derecha del Señor están sentados justos. Que se yo, no habría mas lugar.
Ah! no ... Es "están sentados los justos". Había entendido mal. Perdón.
Hoy por hoy, los banquitos esos de la facultad tienen la maderita para apoyar del lado derecho, el mouse por defecto está configurado para derechos, el cuchillo se agarra con la derecha, y la tía Polola vive de acá … derecho.
Resumiendo, hay que levantarse con la pata derecha por marketing, y el marketing trae suerte.
Dejémoslo así …

Colocar una herradura en la puerta

Se considera como el mas universal de los amuletos. Es tan universal que hasta los marcianos cuelgan una herradura en las compuertas de sus platos voladores aún sin saber lo que es un caballo.
Se atribuye su origen a la leyenda de San Dunstan, que dice mas o menos así:
Un día estaba el herrero Dunstan ahí herreando, cuando se le presenta un tipo medio raro a pedirle que le haga unas herraduras para sus pies.
Dunstan lo mira con cara de "¿Me estás tomando el pelo gil?" y amaga con partirle un fierro en el marote.
El tipo lo detiene al grito de "¡¡Pará loco pará!! Es en serio. Mirame las patas!!", al tiempo que le enseña sus extraños, deformes, horribles y hediondos pieses que, efectivamente, tenían forma de pezuña.
Dunstan, que era herrero pero no boludo, al toque se da cuenta de quien era ese tipo (supongo que ustedes también) y le dice que con mucho gusto le va a hacer las herraduras, pero que necesita, si o si, encadenarlo a la pared para que se quede quieto y así tomar bien las medidas.
El tipo, que era bastaaaante boludín, acepta ser encadenado mientras durara la tarea (hay gente que hace cualquier cosa por un par de zapatos nuevos).
Hete aquí que Dunstan agarra y, a propósito y con todas las ganas, le hace el laburo sin anestesia, ni xilocaína, ni nada, lo cual resulta doloroso a niveles inexplicables.
El tipo le pide que se detenga, pero Dunstan se embala y empieza a descubrir su gusto por el sadismo.
Luego de ponerle las herraduras así en seco, toma una pinza de depilar y, uno a uno, comienza a extirparle los pelos de la nariz.
El tipo le suplica que lo deje, pero Dunstan, con los ojos desorbitados, calienta cera, y se la coloca cubriéndole todo el pecho, para luego quitársela de un solo tirón logrando una depilación perfecta.
El tipo, llora, grita y suplica. Dunstan ríe, se chupa el dedo y se lo mete en la oreja mientras le dice "¿Te gusta ? ¿Eh? ¿Te gusta?".
El tipo, con sus últimas fuerzas, le ruega repetidamente a Dunstan que tenga misericordia. Finalmente éste accede, pero le impone una condición: Deberá jurar solemnemente no entrar nunca en una casa en la que hubiera una herradura colgada sobre la puerta.
El tipo accede sin poner objeciones y se va rengueando.
Desde ese entonces, la herradura es considerada un poderoso talismán protector del hogar que impide la entrada del mal, como así también de los vendedores de Tuperware, los de Avón, de los mormones que vienen a leerte la Biblia a la hora de la siesta, y de los vendedores de escobillones y de rifas de los bomberos.

Bien, con esto damos por concluida la clase de hoy. Espero que haya sido de su agrado, y si no lo fue, a llorar al campito; si llegaron hasta acá quiere decir que se leyeron todo y ya no se puede volver atrás, lo cual me causa mucha gracia. Ja Ja.
Espero que, al menos, la información aquí vertida sea de utilidad para enfrentar los difíciles y oscuros momentos que nos depara el futuro, y que sea utilizada con responsabilidad.
Si queda algún tema en particular sobre el que necesiten que los ilustre, hagan sus pedidos a través de los medios habilitados.
Aquellos que me resulten mas o menos interesantes serán desarrollados, y los que no, seguramente no.

Bueno, me encantaría que se me ocurriera algo interesante como para redondear y rematar esto, pero lamentablemente no es así.
No se me ocurre nada y encima me duele la cabeza.

Y bue ….

Quevacer …

Ya terminó … Se pueden retirar en orden …

10 comentarios:

Lulet dijo...

Mirá, yo hace ya un buen tiempo que vivo en un Martes 13 constante.

Podrá laburar en reversa y darme un buen día el martes 13 de noviembre?

Hoy no lo fue... y el del mes pasado menos...

=(

Besos! Espero que andes bien.

Caliope dijo...

Los barcos se estacionan??
Ud contribuye (o no) a mi cultura (o no) popular...
Ningún martes 13 hasta ahora ha sido lo suficientemente relevante como para decir, "la pucha eso me pasa por dejar a ese gato pasar frente de mi" y boludeces asi...

...
Y ud como anda?

Besos

The Bug dijo...

Renegado, vos no entend�s nada.
No se dice que hay tres martes 13 en el a�o.
Se dice que este a�o veremos "Martes 13", "Martes 13 II" y "Martes 13 III".
Despu�s, se espera "Martes 13 vs. Hallowen", que es 13, pero viernes y adem�s es otra historia.

Alberto Colombo dijo...

Buenisimo el post..me hiciste reir bastante.

Renegado dijo...

Lulet: Para eso fue el artículo mujer. Les ofrezco claves para mejorar su suerte ¿Hablo en esperanto yo?. Si tu vida es un constante Martes 13 podés andar siempre con los dedos cruzados (es medio incómodo pero bue ... ), saltando en una pata (siempre la derecha), con una herradura colgada al cuello y un conejo como mascota (si una pata trae suerte, imaginate un conejo entero).
Después me contás...

Besos.


Calíope: Si,los barcos se estacionan y los estacionamientos para barcos se llaman "puertos". :P

Yo ando fantástico, siempre viviendo en la cornisa y dispuesto a dar un paso al frente.

Besos


The Bug: Gracias por la corrección. Disculpá mi ignorancia.
Igual no creo que llegue al Martes 13 vs. Hallowen.

Saludos.


Alberto Colombo: Me alegro que lo haya disfrutado. Gracias por su visita. Recomiéndeme con sus amigos. Vuelva pronto. Deje la propina ahí nomás. Es a voluntad.

Itza Hilaria dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Itza Hilaria dijo...

Yo pino que, como ud. se la pasa esquivando el éxito, el próximo noviembre, por esas ironías del destino, ud. se volverá un ganador total...

Por otra parte, me gustaría que me desasne sobre una cuestión relacionada con las cábalas. Cuáles son mejores...las mitológicas/históricas como las que enumeró en el post? o las personales...tipo "me dejo las medias puestas todo el mes porque me da suerte"?. Son realmente efectivas estas últimas?...qué dosis me recomienda?...

Muchas gracias!

Renegado dijo...

Itza: En caso de ocurrir semejante cosa, será usted una de las invitadas a mi fiesta de consagración por haberlo vaticinado.
En cuanto a las cábalas es así: para males generales tipo martes 13 o apariciones demoníacas resultan mas efectivas las cábalas mitológicas/históricas ya que están mucho mas difundidas.
Para males mas personales tipo exámenes o alejamiento de tipos pesados, suelen resultar mas las cábalas propias como esa que ud. menciona ya que puede inventarse una para cada caso en particular.
Si funcionan o no dependerá de las ganas que le ponga a que funcionen.
La dosis para empezar sería una por la mañana en ayunas y otra antes de acostarse. Después vemos.
Espero haberle sido de utilidad.
Los honorarios me los hace llegar cuando pueda. Gracias.

Zoquett dijo...

Che mi cumpleaños fué martes 13 y estuvo de puta madre! xDD

Bueno eso, basta de hacerme reir por las noches!

Renegado dijo...

Zoqueta: Me alegro de que la hayas pasado tan bien en tu cumpleaños aunque no me hayas invitado. Muchas felicidades!!.
Y por lo otro, aclará a que te referís porque la gente es muy mal pensada ;P...