lunes, 19 de marzo de 2007

Crítica de cine: GHOST RIDER

En mi última critica, no sé si recuerdan (seguramente si, ya que no he escrito mucho desde entonces), aclaré al comenzar que no iba a ser del todo objetivo dada mi simpatía por el protagonista.
Bien, en este caso, se da la misma situación, no porque me simpatice Nicholas Cage (es mas bien todo lo contrario), sino porque soy declarado fanático y coleccionista de cómics de superheroes, y cualquiera que tenga la hidalguía, la voluntad y el buen tino de llevar a alguno de estos personajes a la pantalla grande, ya solo por eso merece mi aplauso, mi gratitud, y mi invitación a tomarnos unas cervezas bien frescas con maníes, si alguna vez me lo cruzo por la calle.
La parte positiva de esto, es que esta vez puedo opinar con amplios conocimientos en la materia, y no de caradura como en otras oportunidades. Lo negativo, es que soy extremadamente hinchapelotas cuando se trata de calificar un cómic hecho película. Siempre le voy a encontrar el pelo al huevo, por decirlo de una manera muy poco delicada.
Y bueno, soy así, cuando algo me gusta mucho quiero que sea perfecto, y sino me enculo.
En esta oportunidad debo decir que quedé bastante conforme con lo que vi.
Ghost Rider narra la historia de Johnny Blaze (o Juancito Llamarada), un acróbata en motocicleta que en su temprana juventud, por pelotudo, y casi sin darse cuenta de la cagada que se estaba mandando, firma un contrato con el Diablo y le vende su alma a precio de oferta.
La cosa fue así:
Resulta que Juanchi, se entera de casualidad que su padre, el Sr. Llamarada, con quien él comparte el acto acrobático, está enfermo de cáncer.
Obviamente, el pibe se pone re mal, piensa en que ahora sí va a tener que laburar en serio, en que no tienen obra social, y demás problemas que le esperan cuando el viejo estire la pata.
En eso está, cuando se le aparece un tipo así medio siniestro, ofreciéndole curar al padre a cambio de algo.
"Sí dale loco. Te firmo lo que sea" le dice Juancito, que era medio atropellado y un batato para los negocios.
El tipo le alcanza un contrato medio sospechoso. Juan lo agarra y mientras lo está leyendo, el muy bolas tristes se corta el dedo con un borde, con tan mala leche que una gota de sangre cae justito justito en la línea de puntos.
El tipo se lo saca de las manos al grito de "¡¡Alpiste!!", y riendo maliciosamente.
"No lo terminé de leer" dice Juan, con una inocencia que raya la estupidez.
"Me importa un carajo" le dice el tipo. "Cuando te necesite te vengo a buscar, gil de papel glacé". Y se va cagándose de risa.
Al otro día, se levanta Johnny y lo ve al padre hecho un pendejo.
La macana es que ese mismo día durante el acto acrobático, el viejo se hace torta y se muere.
Recién ahí el bobina de Juan se da cuenta de la cagada que se mandó y se manda a mudar.
Pasan los años, y Johnny crece hasta convertirse en la más grande estrella de las acrobacias en moto del mundo (el mundo es EEUU obvio).
Lo raro es que siempre se estrola contra los obstáculos, come fiambre vencido, se corta con papel, y vive dándose unos porrazos de puta madre, pero nunca le pasa nada grave.
Un buen día, estaba por salir de rotetium, cuando se encuentra de nuevo con el tipo siniestro con el que había firmado el contrato, que venía a cobrar la deuda y a darle trabajo.
"No, ni en pedo" le dice Juan haciéndose el malo.
"Vos firmaste loco, tenés que cumplir" dice el tipo. "Además me saliste una fortuna en ART con esto de andar cagándote a golpes por todos lados. Es hora de amortizar mis gastos pibe".
Sin poder hacer nada para evitarlo, Johnny Blaze se convierte en ese momento en el Motociclista Fantasma, un engendro medio de aspecto no muy agradable pero que en el fondo es bueno, y además tiene toda la onda.
Su misión es la de ser el caza recompensas del Diablo, solo que en lugar de buscar bandidos comunes, tiene que cazar demonios fugados del infierno y almas pecadoras.
También tenía que cazar evasores de impuestos, pero de eso se encarga un tal Montoya.
En este caso, deberá enfrentarse a un poderoso demonio, hijo del mismísimo Diablo, llamado Blackheart (Corazón negro) y su séquito de ángeles caídos, quienes pretenden abrir una sucursal del infierno acá en la tierra sin pagar fondo de comercio, ni ingresos brutos, ni nada.
Bueno, hasta ahí la historia. Muy cómic, muy lineal, nada complicada ni retorcida. Entendible hasta para las mentes menos luminosas.
En cuanto a las actuaciones, en el papel de Johnny Blaze lo tenemos a Nicholas Cage, que se piensa que darle humanidad al personaje, es pasarse la película poniendo una gran variedad de caras de pelotudo. No es que el chabón esté mal del todo, pero es como que algo le faltó. Por ejemplo no tener la cara de papanata de Nicholas Cage.
Eso si, hay que reconocerle el compromiso con el papel, ya que no cualquiera se deja prender fuego el marote para caracterizarse. Realmente un ejemplo.
Como Roxanne, la novia de la juventud de Johnny que reaparece convertida en periodista para molestar y ser el punto débil del héroe, la tenemos a Eva Mendes, una morocha latina que está más buena que comer una pata de pollo con la mano, y que cumple bien con un papel no demasiado exigente. Igual la actuación es lo de menos, lo importante es que está muy buena.
En el rol de Mefistófeles (nombre artístico del Diablo), está un viejo Peter Fonda, que cumple a la perfección con su parte.
Como el hijo del demonio, Blackheart, actúa Wes Bentley, un muchacho con una soberbia cara de pendejo hijo de puta, lo cual lo hace perfecto para el papel.
Por último, en el personaje del Caretaker, encontramos a Sam Elliott, un veterano que se luce en cada aparición, sobre todo por la entonación y el tono de voz cowboy que pela.
Merece una mención especial la actuación de la motocicleta, que realmente se roba algunas escenas demostrando una aptitud actoral pocas veces vista en un vehículo.
En cuanto a los efectos especiales y la caracterización del Motociclista Fantasma, fueron espectaculares y muy bien logrados, excepto la primera aparición que a mi gusto mostró cierta falta de cuidado en las proporciones entre la cabeza y el cuerpo, pero el resto de la película fue perfecto.
La dirección estuvo a cargo de Mark Steven Johnson, quien ha dirigido Daredevil y producido Elektra, por lo cual ya me cae bastante simpaticón, y que ha realizado un trabajo mas que decente y aceptable con esta película.

Calificación: 4 Renegados (Muy buena. Como presentación del personaje cumple holgadamente y si bien el guión es simple, resulta entretenida y llevadera, incluso para aquellos que no son aficionados a los cómics. Tampoco esperen una obra profunda y llena de intrincadas metáforas. Se basa en un cómic. ¿Se entiende?).

Recomendación: Si Ud. es seguidor de los cómics, obviamente no debe dejar de verla y además, un día podríamos juntarnos a hablar del tema durante horas y horas como dos nerds.
Si Ud. no es aficionado a los cómics pero le entretiene el cine fantástico y de acción, vaya que le va a gustar.
Si Ud. es una persona amargada y vieja, que no solo no gusta de los cómics, sino que además no los entiende, no vaya, no moleste, no opine, y no rompa las pelotas.
Si Ud. odia los cómics, sepa que yo lo odio a Ud.

Agradecimientos: A todos los que compartieron la función conmigo, (incluso al señor gordo que se sacaba los restos de pochoclo de entre las muelas con un palito de chupetín con un entusiasmo digno de admiración), por no haber molestado durante la película.
Así da gusto.

5 comentarios:

Caliope dijo...

Bueno, uno que no me odia al menos...

Sabe que lo busque a Wes Bentley en google y esta pa´partirlo en ocho cual pizza... lindo muchacho, lindo.
y yo tb me enculo cuando las cosas no me salen perfectas, será por eso el caracter de mierda q tengo.

Besos y me alegro que la haya visto tranquilito

The Bug dijo...

Muchas gracias, Renegado.
No sab�s la cantidad de guita en entradas que me est�s haciendo ahorrar.

Renegado dijo...

Calíope: No creo que haya mucha gente que la odie mujer.
Yo le aseguro que no.

Besos

The Bug: Por nada. Para mi es un gusto.

Saludos.

Zoquett dijo...

Yeah baby, me encantó la película. Por lo menos quitó el mal gusto que el pobre Nick me había dejado después de ver "Culto Siniestro" ¬¬.

Saludos muchacho!

Zoquett dijo...

Concuerdo con Caliope, y encima Wes en este papel oscuro, con tapado largo y bien bien bien pálido....

...
....

Permiso voy a buscar mi babero oficial.