martes, 1 de mayo de 2007

Crítica de cine: LOS MENSAJEROS

El sábado tenía dos opciones: ir a la Feria del Libro a hacerme malasangre durante horas porque todo está muy caro y no puedo comprarme todos los libros que quiero, o ir al cine.
Luego de pensarlo mucho, y asumirme como un tipo culto pero medio muerto de hambre, me decidí por el cine.
La película escogida fue "Los mensajeros", una tira de suspenso y terror, que por ser de los creadores de "El ojo" pintaba como buena (Aunque "El ojo" no fue como para tirar cuetes, pero bueno, queda bien decirlo para que parezca que sé mucho de cine).
La cuestión es que el tipo de terror japonés, aún en sus versiones americanizadas, a pesar de que en algunos aspectos es medio repetitivo (niños fantasmas, niñas espectro con cabello largo y negro, caras pálidas con ojos blancos, etc.), no sé muy bien por qué, pero asusta mas que el terror típicamente hollywoodense, lo cual hace que una película mas o menos, termine siendo entretenida simplemente por el hecho de que seguramente, en algún momento, te hace poner la piel de pollo y correr un frío por la espalda.
Este fue el caso de esta película.
Argumentalmente no es una gran creación, ni nada que no se haya visto antes.
Trata de una típica familia de ciudad que un día, medio aburridos de la vida citadina, medio porque por algunos quilombos se estaban quedando sin un cobre, deciden irse a vivir al campo a empezar de nuevo.
Liquidan todo lo que tienen en la ciudad, y con esa guita se compran una casa horrorosa en el medio de la nada, con un campito para cultivar girasoles (remarco lo horrible de la casa. Nadie en su sano juicio se compraría esa casa).
Una vez instalados en el nuevo y tenebroso hogar, se suceden obviamente los problemas usuales en estos casos: las dificultades del padre para llevar adelante el proyecto, pasando por las típicas situaciones de inconformismo por parte de la hija adolescente (bastante rica la mocosa), quien además tiene una conflictiva relación con la madre, sumándose a todo esto el tema del bebé, que es mudo y medio pelotudito como todo bebé.
Además de eso, y como no podría ser de otra manera porque sino la película sería corta, aburrida, y no entraría en el género del terror, la casa guarda un secreto, por supuesto, espantosamente maléfico y nada original.
Resulta que está habitada por entidades fantasmagóricas medio agretas, que aparentemente no están muy de acuerdo con que haya gente viviendo ahí, ya que son de una familia que fue masacrada en ese lugar hace años, y parece que quedaron medio resentidos (hay gente que se toma las cosas muy a pecho).
Encima, evidentemente tenían de mascotas mas o menos a cien mil cuervos, mas malos que la peste que se la pasaban rompiendo las pelotas a cada rato.
Hasta ahí todo mas o menos soportable. Sin embargo, la cosa se pone peluda en serio cuando, ya cansados de las indirectas, los fantasmas dicen “Bue, se ve que por las buenas estos giles no entienden” y deciden pasar a los hechos, atacando a la joven y potable adolescente.
El gran meollo de la cuestión es que nadie los puede ver excepto el bebé mudo, lo cual hace medio difícil que los demás se enteren de lo que pasa (porque es mudo y no lo puede contar … se entiende ¿no?), por lo que todos empiezan a pensar que la piba está media cucú, o que se está empepando seguido y ve cosas.
Bien, hasta ahí lo básico de la historia.
Como dije antes, la película se sostiene fundamentalmente por esa forma de hacer terror que tienen los nipones, que, contrariamente a la americana, te hace cagar todo sin necesidad de llenar de sangre y tripas la pantalla; jugando mas que nada con los miedos mas profundos e inconscientes de la psiquis humana (quedó tan bien la frase, que hasta parece que supiera de lo que estoy hablando).
Las actuaciones están bien en general. Nada del otro mundo, pero muy acordes al nivel de la película.
En el rol de Roy Solomon (el padre) está Dylan McDermontt; como Denise Solomon (la madre) está Penélope Ann Miller; y como Jess Solomon (la nena adolescente) la ponible Kristen Stewart.
Completan el reparto John Corbett como John Burwell, y los gemelos Evan y Theodore (jeje Teodoro) Turner como el bebé mudo Ben.
Cabe mencionar también la correcta interpretación coreográfica del grupo de cuervos, destacando especialmente las actuaciones individuales de Alex Phillipe (es el que se hace el muerto en el sótano), y la de Roger Louise (el que aparece liderando al grupo que se roba las semillas dentro de la camioneta).
También remarcable fue la performance de la paloma Anne Marie, quien tuvo que reemplazar a un cuervo a último minuto debido a un malestar gástrico, y cuya excelente caracterización consiguió que pasara completamente desapercibida en las partes que le tocó interpretar.
La dirección de este film estuvo a cargo de los hermanos Danny y Oxide Pang, quienes, como ya mencioné, son los creadores de “El ojo”, y su secuela “El ojo 2” (o como se conoció acá: “El otro ojo”), y que en esta producción continúan con esa línea de generar miedo con un suspenso sostenido, música fuerte, e imágenes escalofriantes, que consiguen hacer que uno pegue un ridículo saltito en la butaca, quedando como un papanatas delante de todo el mundo.

Calificación: 2 Renegados y medio. (Buena. Tiene sus momentos. La trama se sostiene, el suspenso también y, en algunas escenas, el terror está bien logrado.)

Recomendación: Si Ud. es amante de las películas de terror, vaya. No es para aplaudir de pie, pero zafa.
Si Ud. no es amante de las películas de terror, pero se la banca y no tiene nada mejor que hacer, vaya. Por ahí se asusta, y le da risa.
Si Ud. no gusta del género del terror y sabe que va a tener miedo, no vaya, porque es al pedo pagar una entrada para pasarse toda la película tapándose la cara con las manos, o mirando para abajo.
Si Ud. es muy miedoso y ya cualquier cosa le da miedo, no vaya, porque después sueña.

3 comentarios:

Calíope dijo...

Creo que ya se lo dije, yo soy de las que "se sueña" después. Es más me daba miedito leer su reseña nomas... patético lo mio pero soy la peor compañia para esas películas...

Besitos

Anónimo dijo...

menos mal q lei tu comentario antes de ir... yo soy del tipo q gasta plata para taparse los ojos en toda la peli y ademas me pongo a hablar fuerte para no escuchar... jaja
muy bueno tu comentario... anda mas seguido al cine asi se q ver...
un beso

Anónimo dijo...

URUGUAY NOMA!